Y no es otro sino la Ciudad del Vaticano, que consume una media de 74 litros al año por persona, según se desprende de un estudio realizado por el Wine Institute de California.

Hay varias razones para explicar este dato, que no deja de ser sorprendente si tenemos en cuenta que estamos hablando de una ciudad de apenas 840 habitantes. Una de ellas es el vino que se toma en las ceremonias de la Iglesia. Pero además, se explica porque la mayoría de la población son personas mayores con una costumbre muy arraigada de comer en grupo, y con vino, mucho vino. Además, es un lugar en donde no hay casi impuestos, por lo que el precio es muy asequible.

El informe revela que las regiones más pequeñas son las que más vino consumen, porque tras el Vaticano, tenemos a a Luxemburgo y a Andorra, con 56 y 44 litros por año y persona.

Tenemos que bajar hasta el puesto 30 para encontrar a Argentina, en donde cada habitante bebe 30,9 litros al año.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here