Cualquier desprevenido/a podrá preguntarse cuál es el objetivo de este espacio. Es fácil. Toda mujer que haya vivido el sacrilegio del fervor mundialista, en el que el fútbol comienza a invadir todos y cada uno de los espacios de su vida, comprende que necesitábamos un canal para poder desahogarnos. Un pequeño espacio en donde la pelota y todos sus derivados dejen de ser lo central.

¿Qué proponemos? Un aguante en conjunto. Una suerte de concentración para volver a salir a la cancha una vez que el Mundial se termine. ¿Por qué? Porque habrá vida después de este mes y, lo mejor de todo, volveremos a ser el centro de atención.

Le decimos no a los amigos de él invadiendo nuestro hogar. Le decimos no a las citas canceladas por el partido de Serbia y Ghana. No a los análisis estadísticos sobre el rendimiento de la nueva pelota del Mundial. Basta de datos irrelevantes, superfluos e innecesarios.

La poesía barata sobre la mística de la pelota nos cansó y por eso creamos nuestro propio bunker femenino para pasar el Mundial.

Estamos acá, pero también nos podés acompañar en Twitter y en Facebook.

 

Seguinos en facebook.com/MendozaOpina

Seguinos en twitter.com/MendozaOpina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here