Ocho vinos recomendados para acompañar una buena picada

 

La picada es una de las comidas más difíciles de maridar. Algunos ingredientes van mejor con un vino blanco (jamón crudo o queso brie), y otros andarían mucho mejor con un tinto (por ejemplo, un buen salame campero). Lo importante, en todo caso, es que sean vinos jóvenes y de andar liviano. Acá te pasamos ocho etiquetas con la mejor relación precio calidad, para que tengas en cuenta antes de compar los ingredientes de tu picadita.

1. Carácter Syrah 2008 ($12)
Pocas veces un vino barato tiene la intensidad aromática de este Syrah. Abundan vinos bien hechos, redondos y hasta amistosos, pero este se las trae con un combo de potencia y sabor seductor que conmueve. Es frutado en la línea de la variedad, con berries evidentes, y una boca golosa pero lograda. Para descorcharlo una y otra vez en las picadas que se vienen con el calor y disfrutarlo antes que aumente de precio. Pronto subirá a 15 mangos, así que este es el momento para comprarlo.

2. Trapiche Tannat 2008
($14)
En los segmentos de precios amigables es difícil que un varietal salga bien, salvo que sea Cabernet o Malbec. Este vino, elaborado con uvas de San Juan es la excepción a la regla: de color profundo, luce perfumado de frutas rojas y en el paladar se comporta blando y texturado como un tissue. Si lo que tenés en mente es parecer un canchero conocedor en la mesa, acá tenés un producto a estrenar que te va a dar lustre.

3. Postales del Fin del Mundo Malbec-Syrah 2008 ($14)
La neuquina Bodega del Fin del Mundo gana presencia día a día en el mercado. Tienen un abanico de marcas y productos bien extenso y donde mejor se desempeñan, a nuestro criterio, es en las gamas de precio medio. De Ventus a algunos de sus Postales encontrarás vinos fieles, como este Malbec-Syrah (el corte del futuro, agendalo) en que la fruta fresca es dominante, con un andar suave y de trama fina, como para beberlo con fiambres varios. Una spianatta, por ejemplo, con miñones recién horneados.

4. Bianchi Cabernet Sauvignon 2008 ($14,50)
Este Cabernet se destaca dentro de la flamante nueva línea de varietales de Casa Bianchi. Acaba de llegar a las góndolas y promete quedarse a fuerza de una inmejorable relación precio calidad, en la línea y definición de los clásicos de la bodega. De aromática frutal pero timidona, suelto al andar, tiene unos taninos bien redondeados que harán de alfombra roja a tu picada: del chorizo de campo con pan casero a una morcilla vasca, todo caminará con buen balance.

5. Chardonnay Uma ($14,5)
Finca Agostinos es una bodega consolidada en el mercado externo, pero poco conocida en Argentina, donde a partir de este año arranca con un amplio porfolio de marcas y de vinos. Uma es su línea de varietales y este Chardonnay, un serio caso de estudio: con una imagen novedosa, es frutal en la gama de las manzanas frescas y tiene una acidez vibrante que atrapa al paladar por su sabor definido y algunos gramitos de azúcar. Ideal para beber junto a una láminas de jamón crudo, pistachos y tostadas.

6. Rosé de Santa Julia 2009 ($16)
Del universo del vino argentino, este rosado es una suerte de cometa: cada año regresa a la góndola entre agosto y septiembre, igual de atractivo que el año anterior, con sutiles modificaciones de estilo. El 2009 brilla con un color púrpura light, y engancha al bebedor con una aromática entre frutal y vegetal; al paladar, algunos gramitos de azúcar lo afelpan y vuelven deseable. Una etiqueta que gustará al que recién comienza y al que lleva años viéndolo pasar. Apto para cualquier picada.

7. La Vuelta Merlot 2009 ($18)
Salido a la venta en diciembre pasado, este tinto será un obligado para quienes secretamente adoran al Merlot: si estás entre ellos, sabrás lo que significa Bodega La Rural para la variedad y en ésto La Vuelta es como un certificado de estilo. Un vino bien frutal, joven y fresco, con un paso cordial y franco de las cosas sencillas y ricas, ideal para una larga picada de quesos y fiambres en estas noches terraceras.

8. Sol Amante Malbec 2008 ($18)
La nueva línea de vinos de Escorihuela, Sol Amante, tiene este Malbec entres sus filas. Un varietal que calza como guante al paladar de los argentinos, con una andar sosegado y voluminoso, con taninos blandos pero vigentes y un final sabroso. En el súper puede que la etiqueta no convenza pero el producto tiene sólidos argumentos a la hora de las olivas, el gruyere y un salame de campo.

¿Cuáles son tus favoritos? ¿Nos contás?

Por Joaquín Hidalgo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here