Gigante de la cerveza pisa fuerte en el negocio del vino argentino: CCU se queda con Bodega Graffigna

La compañía chilena CCU, a través de su división VSPT Wine Group, se quedó con la bodega Graffigna y con las marcas Colón y Santa Silvia

l gigante cervecero CCU -que en la Argentina maneja las marcas Schneider, Heineken, Imperial, Isenbeck y Miller, entre otras- refuerza su posición en el mercado del vino, dado que anunció que adquirió la tradicional bodega Graffigna, emplazada en la provincia de San Juan, que era propiedad del grupo Pernod Ricard.

La operación la concretó VSPT Wine Group, que es una fusión de dos grupos chilenos: Viña San Pedro -controlada por CCU- y Viña Tarapacá.

Según se informó en un comunicado, la transacción, que concluirá en 2019, incluye la adquisición a Pernod Ricard de las marcas Graffigna, Colón y Santa Silvia, además de la compra de Bodega Graffigna y de los viñedos de Pocito, Cañada Honda y La Consulta.

Cabe destacar que CCU ya tenía presencia en el negocio del vino argentino a través del control de la bodega Finca La Celia, ubicada en Valle de Uco.

Desde VSPT Wine Group consideraron esta compra “como una adquisición estratégica para continuar con el desarrollo de su portafolio de productos”.

Así, “las tres marcas se sumarán a su amplio portafolio actual, formado por siete bodegas en Chile y dos en Argentina: Finca La Celia y Bodega Tamarí, ubicadas en el reconocido Valle de Uco, Mendoza”, completaron.

En tanto, desde Pernod Ricard señalaron que la venta fue consecuencia de la decisión de “enfocar sus recursos locales en la producción de vinos y espumantes en sus bodegas de Salta y Mendoza, y la producción de bebidas espirituosas en su planta de Buenos Aires para desarrollar su máximo potencial y producir un set definido de marcas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here