En la Argentina, el uso de bitcoins aún es reducido pero cada vez hay más emprendedores que apuestan a hacer negocios con la nueva moneda virtual.
El bitcoin es la primera criptomoneda digital, es decir, una moneda intangible, inviolable, creada y almacenada en soporte informático, que no es emitida por ningún banco central del mundo.
Uno de ellos es el caso de Mike Barrow (47 años), productor de vinos orgánicos, en Mendoza. Oriundo de Tucson, Arizona, se instaló en nuestra provincia en 1991 y fundó Costaflores Finca Orgánica.
Su pasión por el vino y por la informática lo llevaron a unir conceptos -el tradicional del vino mendocino con la tecnología de punta- y hoy no sólo acepta bitcoins sino que está en proceso de crear su propia criptomoneda, explica a Télam.
Costaflores produce alrededor de 15.000 botellas al año de vinos orgánicos rotulados como MTB (Mike Tango Bravo). Vende en la Argentina y exporta a la India, Canadá, Congo-Brazzaville y España.
Barrow acepta bitcoins como pago por los vinos, pero va más allá a la hora de explicar cómo funciona la venta de sus botellas MTB: “Desarrollamos al máximo el concepto de transparencia, trazabilidad, y open-source en la empresa, la viticultura y en la forma de hacer los vinos”.
Por ello, explica, “el bitcoin es una extensión natural a eso, porque nos permite intercambiar valores por el vino de forma segura y abierta, sin intermediarios entre nosotros y el consumidor o distribuidor”.
Agrega que “hace un año que estoy elaborando un proyecto para incorporar al negocio la tecnología del bitcoin (blockchain, la cadena de bloques), y vamos a lanzar una nueva criptomoneda respaldada en vino”, culmina el productor. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here