El tetra brik hace crecer el consumo de vino

El crecimiento de 5,7% que registró el consumo en el mercado interno fue impulsado por las ventas de productos en envases económicos y por una política agresiva de precios de parte de determinadas bodegas.

El crecimiento de 5,7% que registró el consumo de vino en el mercado interno fue impulsado por las ventas de productos en envases económicos tetra brik y por una política agresiva de precios de parte de determinadas bodegas, aseguró hoy el gerente de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), Sergio Villanueva.

“El sector más castigado dentro de la caída de consumo en la Argentina en general fue el rubro de las bebidas, y en esa restricción entran las gaseosas, las cervezas y los vinos”, dijo Villanueva a Télam, quien agregó que “en ese clima, por una cuestión que es exógena a la vitivinicultura (macroeconómica) y otra que es endógena, por dos cosechas muy malas, los precios subieron más allá de lo previsto”.

En ese marco, “en el año 2016 encabezamos el ranking de los aumentos de precios, que nos fuimos prácticamente al 90% de incremento en un año, que se trasladó al consumidor, es decir a la góndola”, señaló el empresario.

“En este momento tan crítico del consumo, la mayoría de las marcas están haciendo un esfuerzo sobrehumano para darle una ventaja al consumidor, que se traduce en un precio especial, descuentos, 2 por 1, para tratar de mantener el litraje”, sostuvo el empresario.

Villanueva apuntó que “lo que sucedió en el mes de mayo -y tal vez se haya repetido en junio- es que hubo una cooperativa vitivinícola (Fecovita) que ofreció el vino tinto en tetra a 39 pesos por litro. Fue un refuerzo de las marcas por llegar al consumidor y limitar la ganancia de la cadena, bajando la rentabilidad al mínimo, y eso dio resultados, y también los vinos blancos, que son más baratos, tuvieron un repunte, y todo obedece a un tema económico”.

“Claramente -añadió- hay una restricción del consumo, y aumentó el consumo del tetra porque (con ese formato) han salido a competir con precios atractivos”.

Explicó que las primeras marcas de gaseosas también tuvieron una retracción de ventas, que aprovecharon las segundas marcas, algo que también se replicó en las cervezas.

Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina, le dijo a Télam que “esto habla de poder adquisitivo y del detrimento de la capacidad de compra, además también de los precios a los que se está vendiendo el vino, porque no nos olvidemos que la últimas dos vendimias fueron totalmente atípicas, muy escasas, y por eso algunos precios de uvas y de vinos superaron el 130% y eso parcialmente fue trasladado al consumo y da precios altos comparados con otros productos”.

“Esto afecta e impacta en el consumo, y hay un abanico importante hacia dónde va el consumidor: la cerveza, las gaseosas, las aguas, los amargos, el fernet con cola, bebidas sustitutas que impactan por el incremento del precio del vino, que al volver a tener una vendimia normal, eso lo vamos a poder estabilizar”, apuntó.

“La macroeconomía con la inflación, más los factores climáticos adversos, sin duda que es un mix que no es bueno y es lo que ha repercutido en los últimos dos años”, explicó Pina.

De cara al futuro el empresario ve un panorama más alentador a futuro ya que dijo que “estamos viendo a través de los índices que ahora se va desacelerando la inflación, mejoran ciertos parámetros y esperamos que otros componentes de la macro también mejoren”.

Pina dijo que “hoy la gran preocupación del sector no es solamente la caída del consumo, si no la amenaza cierta de la reforma tributaria que se está estudiando en el Congreso de la Nación, donde el vino en vez de ser considerado como un alimento, o como una bebida producto de una economía regional, sea considerada una bebida alcohólica y encima tengamos algún tributo extra o algún impuesto interno, y nos complique mucho más la vida de lo que ya la tenemos complicada”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here