Es una excéntrica creación de la bodega mendocina Vicentín. Se llama Blanc de Malbec. Cómo es el proceso que permite obtener el color.

En 2011, el grupo agroindustrial Vicentín, dedicado mayormente a la elaboración y venta de aceites, incursionó en el mundo del vino con la bodega Vicentín Family Wines. Desde un comienzo, la empresa apostó a producir Malbec en viñedos mendocinos.

Primero probaron con blends, hasta que en 2012, la enóloga Carola Tizio tuvo una idea extravagante: hacer un Malbec blanco. “Esto se logra utilizando el mosto, lo que habitualmente se llama vino de gota, que no fue prensado. Llevamos eso al tanque de fermentación y aplicamos el proceso de elaboración de un blanco tradicional, incluyendo un paso por barrica de roble”, explica Javier Ugarte, Jefe de Ventas de la bodega.

Esa primera experiencia causó sorpresa y logró llamar la atención en el competitivo mercado de esta cepa. Hoy el Blanc de Malbec va por su cuarta cosecha y promete una quinta.

“Cada añada fue cambiando. Creemos que hemos ido mejorando en calidad y hoy tenemos un vino más equilibrado, que va muy bien como aperitivo o maridando platos de la cocina fusión”, indica Ugarte.

Casi sin promoción, la etiqueta ya se ubica entre las más vendidas de la bodega y se consigue en vinotecas a un precio sugerido de $ 165.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here