Diez vinos para celebrar la primavera

Las amables temperaturas de la primavera invitan a disfrutar de la calle, de los espacios abiertos y de la noche sin tanto abrigo que obstaculice el movimiento y el disfrute. Invitan, también, a dejar a un lado por unos meses esos vinos poderosos a los que uno echa mano en invierno para acompañar platos calóricos que ahuyenten el frío. Es bueno acompañar este trance de acostumbrar el cuerpo a ropas más livianas con vinos igualmente livianos, más bebibles, que no pesen en la copa. No hablamos de vinos simplones, pileteros, sino de vinos amables, que refresquen el paladar y el espíritu.

La lista que sigue consigna muchas novedades, un par de clásicos y alguna que otra figurita difícil. Evité en su confección caer en el lugar común de recomendar vinos rosados como si la primavera estuviese atada a un color y no a un estado de ánimo. ¡Pasen y beban!
Pasarisa Torrontés 2016
Bodega La Libertad
Un atardecer en Cafayate. Ese momento en que el sol y el calor ceden. Eso es este Pasarisa, un vino refrescante. Exhuberante en nariz, delicado en boca, pero por sobre todo: inconfundiblemente torrontés y salteño. Aromas a durazno, cítrico en el paladar, con ese dejo amargo en el final que antaño invadía y que hoy resulta una pequeña nota de complejidad. Precio: 221 pesos.
Mara Pinot Noir 2014
Ernesto Catena VIneyards
La botella es, en sí misma, un argumento sobrado de compra. Pero el vino que esconde la estampilla de la mara es aún mejor. Un pinot de Río Negro delicado y delicioso, con todos los atributos que hacen de esta cepa una de las más interesantes. No es fácil encontrarlo, pero bien vale la pena el esfuerzo. Precio: 330 pesos.
El Relator Sauvignon Blanc 2016
Relator Wines
Fresco, aromático y floral, este sauvignon blanc sin madera elaborado con uvas de Agrelo, Mendoza, es un socio ideal para aperitivos y comidas al aire libre. Lo suyo, como sugiere la etiqueta, es la elegancia y cierto clasicismo, dos características que lo aleja de los sauvignon blanc tan estridentes y tan frecuentes hoy en las góndolas. Precio: 180 pesos.
Cadus Agrelo Appellation Cabernet Sauvignon 2014
Cadus Wines
Cabernet no es sinónimo de ladrillo arrojado a distancia que impacta en nuestro paladar. Se puede ser sútil, se puede ser ligero y se puede ser bebible. Y este nuevo Cadus es un buen ejemplo de ello. Aromas a pimiento rojo, tomillo y eucaplipto, algo de tiza en boca, taninos firmes, y notas a fruta negra. La madera, en su punto justo. Precio: 350 pesos.
King Malbec 2014
Bodega Norton
Orientado ya desde su estética (avasallador diseño y tapa a rosca) a un público joven, este malbec mendocino es un tinto que hace hincapié en la fruta y que se caracteriza por una acidez filosa. Aunque todavía no salió a la calle, lo hará en cuestión de días. Inicialmente, estará en vinotecas y algunos restaurantes. Precio: 155 pesos.
Clos de los Siete 2013
Clos de los Siete
Híperclasico hasta en su etiqueta, la más reciente añada de Clos mantiene la línea elegante que la caracteriza, así como también el ser un blend con eje en el malbec, pero suma frescura, mineralidad y un paso por boca mucho más bebible. Aromas a ciruelas, tabaco y especias, en boca presenta esa sensación de tiza en el medio de la lengua. Precio: 245 pesos.
Casa Boher Cabernet Franc 2014
Rosell Boher
Cepa tinta estrella, como la apodó recientemente la revista Decanter, el cabernet franc suele ser una versión -en palabras de la crítica Jancis Robinson- más femenina del cabernet sauvignon. El Casa Boher es un franc que cumple con esa premisa: elegante, equilibrado, con aromas que mezclan lo frutal y lo vegetal, es un tinto con unos taninos suaves y buena acidez. Precio: 235 pesos.
Escorihuela Gascón Organic Vineyard Malbec 2015
Escorihuela Gascón
Los que recorren el camino de la alimentación orgánica cuentan hoy con vinos de alta gama para acompañar sus comidas. Este, además de orgánico, es un malbec súper bebible y elegante, que ofrece una buena cuota de complejidad aromática y gustativa. Aunque no tiene paso por madera, es un vino con una buena estructura, que promete buena guarda. Precio: 450 pesos.
Prosecco Sperone
Sperone
Cerremos la lista con burbujas, ¡pero burbujas para no pensar! Los proseccos tienen esa virtud: son sencillos, directos e imposibles de intelectualizar. Sólo se puede disfrutarlo. Fresco, cítrico, de burbuja amable, este Sperone italiano cumple con la denominación de origen controlada que permite llamarlo Prosecco. Ideal para hacer cócteles, como el spritz, con base espumante. Precio: 250 pesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here