Un piloto ruso derribado en Siria por terroristas se eyectó y detonó una granada para no caer prisionero

El Kremlin informó que Roman Filipov luchó hasta verse rodeado por yihadistas, contradiciendo su primera información de que había sido asesinado

Dos nuevos videos salieron a la luz en las últimas horas que muestran los momentos finales de Roman Filipov, el piloto ruso que cayó el pasado sábado en Idlib, norte de Siria, luego de que su avión de combate fuera impactado por misiles lanzados por los terroristas del Frente Al Nusra, filial de Al Qaeda.

Las imágenes de la agencia Qasioun muestran los instantes en que Filipov se eyecta desde su caza Sukhoi 25SM luego de que fuera derribado por un sistema de lanzamiento de misiles portátil tierra-aire. El Ministerio de Defensa de Rusia indicó que su piloto prefirió detonarse antes que caer prisionero de los yihadistas.

Siempre según el relato ruso, una vez en tierra, Filipov habría logrado ponerse en contacto con su base aérea en Khmeimim, Siria. En el informe indicó que había conseguido matar a dos de los terroristas que se acercaron para ultimarlo. Sin embargo, rodeado, decidió detonar una granada antes que caer prisionero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here