Es profesora de Matemáticas, recién recibida. Y fue coronada al otro día de su cumpleaños. Vive en Philipps con su familia.

El viernes pasado, Antonella Curati cumplió 24 años y apenas un día después, la vida le hizo un regalo especial: la nombró Reina de Junín y le entregó por un año, la corona y el cetro de la Vendimia del departamento: “Estoy contenta y muy agradecida con la gente que me apoyó, con mi familia, con mis vecinos y amigos”, dice Antonella, que es profesora de Matemáticas desde hace poco tiempo y que mientras busca tomar sus primeras horas en alguna escuela, ayuda a atender el almacén familiar, ese que está al frente de la casa y que abre de lunes a lunes en una esquina de Philipps, el pueblo donde se crió y al que representó como candidata.

Antonella es ‘Antó’ para sus conocidos y aunque también se llama Rita, ése es un nombre que no usa salvo alguna formalidad y que su madre, Graciela, le puso al nacer por ser devota Santa Rita y como augurio de buena salud.

“Es muy buena hija, frontal y perseverante. Cuando está en época de exámenes no hay domingo para ella y la mesa del comedor está siempre llena de libros”, cuenta Graciela y dice que al carácter fuerte, su hija lo heredó de Antonio, el papá de la Reina.

Es domingo por la mañana en casa de los Curati y hace solo unas horas que Antonella fue coronada como Soberana de Junín, al cierre de la fiesta “Mi Pueblo es Vendimia”.

Toda la gente que ahora viene por al almacén a comprar algo, busca, de paso, saludar a la Reina: “Es una chica simpática y pura sonrisa, supongo que acá en el pueblo nadie va a hablarle mal de ella”, dice don Mario, un vecino del lugar mientras sale del negocio, se abrocha la manga del pantalón y se va en bicicleta.

Antonella fue coronada con 48 votos, que es más del doble de los que sacaron juntas sus más cercanas competidoras y pese a esa contundencia, asegura que se sorprendió; dice que sabía que algunas encuestas la daban como ganadora pero que no quiso entusiasmarse y que instantes antes de que el locutor leyera su nombre, en medio de ese suspenso final, le temblaba todo el cuerpo: “Un poco por frío pero más que nada por nervios”, sonríe.

La Reina de Junín tiene dos hermanos, Rosario (20), que por estos días de efervescencia vendimial ha quedado al frente del almacén y Fabricio (25) que es el mayor de los tres y el hombre de la casa cuando don Antonio, que es camionero, se ausenta en algún viaje de varios días.

Casualmente y apenas terminó la fiesta, el papá de Antonella se fue a San Juan, a trabajar en el tomate. “En el camión llevamos a muchos vecinos del pueblo hasta la fiesta y a la vuelta, en plena madrugada, lo ayudé a mi viejo a encarparlo dejarlo listo para el tomate”, cuenta el muchacho, medio despeinado y con cara de amanecido.

Desde hace unos seis años, Antonella está de novia con Gabriel Leggio, al que ella define como “muy compañero. Me ayudó mucho en todo esto”, dice y se imagina formando una familia aunque antes quiere desarrollarse como profesional: “Con la agenda de Vendimia, supongo que este año solo podré preparar alumnos, pero para más adelante me veo como profesora, aunque pienso seguir estudiando, tal vez para licenciada o contadora”.

Una fiesta con casi 700 artistas y música en vivo

La fiesta “Vendimia es mi pueblo” se realizó en el parque municipal Dueño del Sol y reunió en Junín a 30.000 personas en un evento doble, ya que además de Vendimia, hubo Encuentro de las Naciones, un evento gastronómico y musical que va por su 15ª edición y que ya es un clásico de Junín.

El espectáculo fue dirigido por Pedro Marabini, que desde hace una década es responsable de las vendimias de Junín y que presentó un show que fue una delicia visual y sonora, encabezada por la actuación de casi 700 artistas, entre actores, bailarines y acróbatas y que estuvo apuntalada por la música en vivo de 30 músicos y una docena de cantores.

El espectáculo mostró gran ritmo y una variedad de estilos musicales sorprendente para un show en vivo, que fue de la samba a la milonga, del vals a la chacarera, pasando por la cumbia o el gato, muchas de ellas composiciones originales, como la cueca que menciona en su letra a todos los distritos de Junín. El virreinado fue para Alexandra Velázquez, de Mundo Nuevo y María Carla Ferlaza (21), de Ciudad es la Reina del Encuentro de las Naciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here