El cine no está pasando por su mejor momento, en realidad nunca ha tenido un buen momento, pero la subida desproporcionada del IVA no ha ayudado en nada. Los días en que las promociones han atacado directamente las carteras de los espectadores, las salas han visto un lleno como el de antaño. Quizá el problema no sea la falta de calidad sino el precio de las entradas. Francia, un país que ha bajado el IVA del cine del 7% al 5% a partir de enero, está estudiando una norma que tendría dos protagonistas: Youtube y el cine.

¿Y si el servicio más popular de vídeo por streaming ayudase a financiar el cine? El Consejo Supremo de Medios Audiovisuales de Francia (CSA) ha propuesto grabar con un impuesto a la actividad profesional a los servicios de hospedaje de vídeos. Entre la lista se encontrarían Youtube, Vimeo y Dailymotion. Se desconoce todavía la cuantía o el porcentaje de este posible gravamen.

El informe realizado por el CSA afirma que los vídeos alojados en este tipo de servicios tienen un fin meramente comercial y por tanto la actividad de la empresa debe estar sujeta a unos impuestos similares a los que existen para estas compañías. La propuesta equipararía las funciones que realizan las compañías que emiten películas hacia sus suscriptores a través de la red o vía satélite.

¿Qué empresa financiaría una industria que no rentable?

Desde que este tipo de páginas registraron sus dominios en Francia y comenzaron a abrir canales especiales de vídeos privados la CSA comenzó a considerarlos producción y no hospedaje, por lo que deberían pagar impuestos. El dinero generado gracias a esta tasa iría directamente a desarrollar proyectos para la cinematografía francesa. Y es que en este país tienen un amor por su cine que en otros países parece faltar.

Para la CSA Youtube y el cine podrían ser buenos aliados si existiera voluntad por parte del servicio de streaming de ayudar, pero no parece ser el caso, y de hecho no debería hacerlo. Esta posible nueva norma sólo se aplicaría a los servicios que tengan sus servidores alojados en Francia. Eso sí, no descartemos que otros gobiernos quieran sumarse a la propuesta.

De aprobarse veríamos como alguno de estos servicios evoluciona y comienza a ofrecer alguna modalidad de pago. Youtube ya lo hizo en Estados Unidos con un proyecto piloto de alquiler de películas. Los últimos meses hemos visto como plataformas como Netflix cosechaban buenos resultados con una política similar.

En España este canon parece apuntar a los operadores de ADSL, una idea todavía más loca que la propuesta francesa. Ambas tienen en común castigar a Internet por ser el único culpable. Internet no puede financiar un negocio que no es rentable y que está obligado a recibir ayudas del gobierno de turno aunque no sea rentable. ¿Qué empresa lo haría?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here