Según las declaraciones de Julian Assange recogidas en el comunicado oficial presente en esta nueva sección de WikiLeaks, los archivos muestran el funcionamiento interno de una influyente multinacional corporativa, y al haber creado un gran conflicto geopolítico son de interés periodístico, y por lo tanto deberían ser de dominio público, algo que WikiLeaks está dispuesto a conseguir.

Tal y como recoge CNet, Sony se ha lamentado de que WikiLeaks se posicione a favor de lo que consideran un acto criminal contra la empresa como a sus trabajadores, por lo que no sólo han negado que tales documentos deban ser de dominio público, sino que han asegurado que seguirán peleando por la seguridad y privacidad de su empresa y más de 6.000 de sus empleados.

Y es que después de que el celo de Sony para proteger ese material les llevase incluso a dejar feeds falsos en las redes Torrent y a realizar ataques DDoS, no les debe haber sentado nada bien que el contenido de todo el material sustraído haya acabado perfectamente ordenado en WikiLeaks, con filtros para buscar de manera independiente correos y documentos, e incluso una potente herramienta de búsqueda avanzada.

Lo que sí que podemos dar por sentado es que esta decisión de WikiLeaks va a traer cola no sólo por las acciones legales que Sony pueda emprender contra ellos, sino también por los nuevos escándalos que puedan ser destapados una vez que los periodistas de medio mundo empiecen a revisar cada uno de los documentos filtrados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here