Si hasta ahora USB contaba con una amplia variedad de conectores, que no sólo se dividían en el tamaño, con el conector normal, mini y micro, sino también en su formato, con el tipo A y tipo B, el nuevo conector USB Type-C lo cambiará todo ofreciendo un solo conector universal para todos los dispositivos con una versatilidad y sencillez hasta ahora desconocidas en el estándar USB.

No sólo soportará la última versión USB 3.1, que permite una velocidad de transmisión de 10Gbps, sino que también será compatible con Power Delivery, por lo que podrá dar hasta 100W y por tanto podrá usarse no sólo para cargar y dar energía a smartphones, tablets y pequeños periféricos, sino que también podrá hacerlo a partir de ahora con dispositivos sensiblemente más grandes y con mayor consumo, incluyendo portátiles e incluso algunas impresoras.

Pero además de estas características de gran importancia, el conector Type-C supone un cambio radical respecto a lo que nos tiene acostumbrados el USB durante los últimos años. El nuevo conector no será directamente compatible con los conectores anteriores, aunque existirán adaptadores, la principal razón es que en esta ocasión se ha optado por solucionar una de las quejas más recurrentes sobre el conector, el que no fuera simétrico y requiera conectarlo siempre en un sentido determinado. Con el USB Type-C simétrico siempre conectaremos el cable correctamente, lo cual simplifica bastante su uso.

Aunque por ahora ningún dispositivo utiliza este tipo de conector, se espera que se convierta en el nuevo estándar en un futuro muy cercano, por lo que puede que dentro de varios meses empecemos a verlo en todo tipo de aparatos electrónicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here