Se realizó el primer trasplante total de cara

Médicos de un hospital de Barcelona realizaron con éxito el primer trasplante total de cara del mundo . La operación se hizo el 20 de marzo y los profesionales estiman que en pocas semanas el paciente podrá hablar, comer y hasta sonreír.

 

Según el diario español El Mundo, el trasplante se llevó a cabo en el Hospital Vall d’Hebron y estuvo a cargo de un equipo de 30 profesionales que trabajaron durante 22 horas. Se trata del primer trasplante total, debido a que los realizados con anterioridad habían sido parciales.

 

El receptor de la nueva cara, cuya identidad no fue revelada para preservar su intimidad, es un hombre que sufría una deformidad severa en el rostro causada por un traumatismo. Esa deformidad le impedía respirar por la nariz y la boca, a la vez que le producía una gran dificultad para deglutir y hablar.

 

El jefe de prensa de del Servicio de Cirugía Plástica y Quemados, doctor Joan Pere Barret, detalló que el paciente recibió un trasplante de toda la piel y músculos de la cara, la nariz, los labios, el maxilar superior, todos los dientes, el paladar, los huesos de los pómulos y la mandíbula, con la consiguiente cirugía plástica y microcirugía reparadora de los vasos sanguíneos.

 

Señaló que el procedimiento se realizó con tejidos faciales de un donante, cuya identidad también fue reservada, que permitieron la reconstrucción de su rostro en forma de máscara, a modo de réplica de su propia cara. Para ello, los tejidos fueron colocados en líquidos de preservación, un proceso idéntico al de los órganos en espera para ser implantados.

 

Los responsables de la intervención quirúrgica señalaron que el proceso se realizó con éxito al observar que ”no había rechazo hiperagudo y se sustituyeron las siguientes estructuras del receptor: maxilar, mandíbula, nariz, pómulos, mucosa, músculos y nervios y, finalmente, se suturó la piel”.

 

”El enfermo tiene cicatrices en la frente y en el cuello, pero en el futuro quedarán perfectamente disimuladas”, informó Barret y remarcó que el paciente “no lleva la cara de otro” y que su nuevo rostro “no tiene semejanzas con el del donante”. Por el contrario, los familiares del trasplantado ven “similitudes entre sus rasgos antiguos y los de ahora”.

 

En tanto, el joven ya vio su nuevo rostro y le manifestó a los profesionales su satisfacción con los resultados. “Se vio cuando él quiso y cuando los psicólogos aseguraron que ya estaba preparado; había pasado una semana desde la operación y reaccionó bien, quedándose tranquilo y satisfecho”, según indicó el coordinador de la intervención.

 

Seguinos en facebook.com/MendozaOpina

Seguinos en twitter.com/MendozaOpina

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here