La compañía preguntó, como un chiste, por qué algunos de sus usuarios parecían tener una fijación con una película navideña, y la comunidad de usuarios no se lo tomó bien

La polémica comenzó con una película romántica. Netflix , la empresa de entretenimiento que proporciona contenido multimedia por internet, estrenó el 17 de noviembre Un príncipe de Navidad, una de sus apuestas para la temporada de fiestas.

El filme, dirigido por Alex Zamm, cuenta la historia de amor entre un príncipe y una plebeya, con paseos por el bosque a caballo, besos apasionados, rupturas y felices reencuentros.

Pasó sin penas ni glorias desde su estreno, hasta el pasado fin de semana, cuando fue objeto de una polémica en las redes sociales. En su cuenta de Twitter, Netflix dijo en un mensaje que 53 personas habían visto la película a diario durante 18 días y les preguntó que quién les había hecho daño.

“A las 53 personas que han visto “Un príncipe de Navidad” cada día durante los últimos 18 días: ¿quién les hizo daño?”, decía el mensaje en inglés.

El tuit se volvió viral

Muchos lo encontraron divertido y lo compartieron, pero otros se indignaron por dos motivos: la burla implícita hacia las personas que vieron la película romántica en repetidas ocasiones y la constatación de todos los datos que la compañía guarda sobre sus usuarios.

Respuesta

“El personal de Netflix, tan extraño y desconocido, tiene acceso a tus datos de visualización y los usa para burlarse y reírse de ti públicamente”, escribió un usuario de Twitter.

“Esto es genial, excepto por la parte de ‘mirarnos como un gran hermano’”, escribió otro, en alusión a la novela 1984 de George Orwell, en la que los personajes viven una sociedad donde son extremadamente vigilados.

Mientras tanto, algunos partidarios aseguraban que “tener estadísticas sobre tus productos no te convertía en un gran hermano´”.

“Netlix proporciona un servicio de pago en el que recogen información básica para después mostrarte lo que más te gusta, es solo eso”, afirmaba otra persona.

La avalancha de cuestionamientos llevó a la empresa a publicar una respuesta en la que trató de defenderse de las acusaciones de que violaba la privacidad de sus miembros.

“Esta información representa las tendencias generales de visualización, no la información de visualización personal de individuos específicos identificados”, afirmó un representante.

Privacidad bajo la lupa

No es primera vez que Netflix es cuestionada por la forma en la que recopila información sobre sus usuarios. Cuando la plataforma decidió comenzar a producir su propio contenido, reunió datos de sus miembros para ver cuál era el contenido más popular.

En ese momento descubrió que entre el material más buscado y visto estaba el (ahora apartado) actor Kevin Spacey, el director David Fincher y los dramas políticos de la BBC. Eso la llevó a producir con ambos un remake de House of Cards, la serie de suspense político que la BBC hizo famosa durante la década de 1990.

Para Bernie Hogan, investigador principal del Instituto de Internet de Oxford, en Inglaterra, lo más lamentable del tuit sobre “Un príncipe de Navidad” no es el hecho de que Netflix muestre que “vigila” a sus usuarios, sino que también desconoce a su público.

“Algunas personas tienen niños pequeños a quienes les encanta la repetición, les reconforta ver la misma película todos los días”, dijo a la BBC. “Preguntar irónicamente ‘quién te hizo daño’, como lo hicieron en el tuit muestra no solo que están interesados en emitir juicios morales, sino también que probablemente no tengan mucho contacto con niños pequeños”, afirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here