Durante Mobile World Congress 2014, Nokia – que todavía no era “oficialmente” de Microsoft – anunció los primeros teléfonos X, X+ y XL, con características de gama baja, cuerpo de policarbonato disponible en diversos colores y la plataforma Android personalizada, con un diseño que la hace lucir como Windows Phone.

Microsoft afirmó que no dejaría de dar soporte a esos productos, y no hizo sólo eso. El Nokia X2 tiene una pantalla ligeramente más grande que su antecesor, pues llega a las 4.3”. También tiene memoria RAM de 1 GB, a diferencia del otro modelo que tenía 512 MB. Finalmente, el procesador es un Cortex A7, un poco mejor que el A5 del Nokia X.

Fuera de esto, X2 tiene cámara de 5 MP con flash LED que graba video 720p, cámara frontal, Bluetooth 4.0, así como batería de 1,800 mAh. En este caso destaca un tema: la versión de Android, pues en el X2 se implementó un entorno llamado “Nokia platform 2.0”, que está basado en Android 4.3, a diferencia del Nokia X, basado en Android 4.1.

Si bien esto no parecería importante, Nokia confirmó en su blog dos cosas: la versión 2.0 tiene mejoras como una cuarta línea de mosaicos en la pantalla principal, lista de apps como la de Windows Phone y compatibilidad con el botón de Home que tiene el X2, a diferencia del X que sólo tiene un botón en forma de flecha.

El otro asunto es que, debido a la disparidad en cuanto a hardware, los primeros teléfonos Nokia X, X+ y XL no podrán correr la versión 2.0 de la plataforma, es decir, a sólo unos meses de su lanzamiento están quedando obsoletos. La compañía afirma que de cualquier forma se seguirá entregando actualizaciones y mejoras para esa línea de dispositivos.

Volviendo al X2, estará disponible en colores verde, amarillo, naranja, blanco y gris por 99 euros (unos 135 dólares) a partir de julio en los principales mercados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here