Sin dudas, internet cambió las reglas del juego. Para simular el conocimiento o saltear un paso (como la lectura de un libro), han surgido nuevas plataformas

Hace 19 años nació un sitio clave para los estudiantes en apuros. Desarrollado en España, el 21 de febrero de 1998, aparecía, en una joven internet, rincondelvago.com.

Quienes hayan cursado la secundaria o la universidad en las últimas dos décadas, probablemente hayan escuchado hablar, al menos, de esta plataforma destinada a alumnos y profesores.

Según detalla el diario La Nación, hoy incluye lecturas rápidas, apuntes, tests, monografías y exámenes, entre otros, que pretenden hacer más fácil (o perezosa) la vida de los estudiantes.

Sin dudas, internet cambió las reglas del juego. Para simular el conocimiento o saltear un paso (como la lectura de un libro), han surgido nuevas plataformas.

LEÉR MÁS  Twitter retirará la verificación a usuarios que no respeten sus normas

El sitio Sparknotes, por ejemplo, fue creado por estudiantes de Harvard y tiene guías de estudio, resúmenes y foros de diferentes materias (una suerte de resumen Lerú del siglo XXI).

Su distintivo: los videos cortos explicando clásicos de la literatura como Hamlet de William Shakespeare o 1984 de George Orwell.

Otra plataforma popular es Wolfram Alpha, es un motor de conocimiento computacional disponible hace 8 años; sirve como buscador, pero distinto a Google.

Se pueden buscar palabras, pero no indexa páginas, sino que interpreta el lenguaje natural y responde de forma concreta con data dura, es decir, un número, un gráfico o un informe.

Son muchas las herramientas para facilitar conocimiento hoy y al momento de estudiar, los adolescentes de la Generación Z (nacidos a partir de 1995), viven una experiencia totalmente distinta a la que se vivía hace 20 años atrás. ¿Tal vez el viejo “machete” ya se haya reinventado?

LEÉR MÁS  De qué tenés que prevenirte si tenés un iPhone X

El ritmo de estudio y las fuentes

Según Adriana Rabec, docente de Ciencias Sociales de primero y segundo año de la escuela ORT, “Entre los usos genuinos de las tecnologías en la enseñanza, se encuentran aquellos que promueven el aprendizaje autónomo. El acceso, a través de internet, a videotutoriales, explicaciones en línea, plataformas de resolución automática de ejercicios, grabaciones de clases y otros recursos multimediales, permite a los alumnos aprender siguiendo sus propios ritmos”.

En esta realidad, la misión del docente cambia. “Nuestro rol se resignifica en el aula desarrollando actividades de enseñanza que favorecen el intercambio, el debate, la argumentación, la reflexión y la resolución de problemas. Asimismo, cada vez más, los propios docentes desarrollamos, publicamos y compartimos nuestros propios contenidos digitales promoviendo, además, que sean los mismos alumnos quienes creen contenidos para compartir entre ellos”, explica Rabec.

LEÉR MÁS  Cómo enviar fotos por WhatsApp sin perder la calidad de imagen

La docente sabe que el desarrollo de capacidades para la búsqueda, selección y validación de fuentes provenientes de internet es una responsabilidad que la escuela debe asumir, “como parte de la formación básica y general de todos los alumnos”.

Agrega: “En el contexto de cada una de las disciplinas escolares, los docentes tenemos que proponer a los alumnos problemas significativos y potentes que generen la necesidad de acceder a diferentes fuentes de información y validarlas mediante preguntas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here