Los científicos explican cómo Moisés separó el Mar Rojo

La separación del Mar Rojo es uno de los relatos bíblicos más épicos, emocionantes y legendarios.

La imagen de Charlton Heston como Moisés ordenando a las aguas que abrieran paso a su pueblo para salir de Egipto está grabada en nuestras retinas, una escena que, actualizada por los modernos efectos especiales, se podrá ver repetida en la nueva superproducción Exodus de Ridley Scott, esta vez con Christian Bale como profeta.
La película ha vuelto a poner actualidad al milagro de la separación de las aguas hace más de 3.000 años. ¿De verdad pudo ocurrir algo así? ¿Existe una explicación científica, fuera de la fe, que sostenga un fenómeno semejante? Los arqueólogos y egiptólogos encontraron pocas evidencias directas para corroborar este relato del Éxodo, y los científicos se afanaron en encontrar una causa natural.

Algunos especularon acerca de un tsunami, lo que habría causado que las aguas se retiren y avancen rápidamente.

Pero tal evento no habría causado la brecha temporal como se describe en la Biblia. Un estudio realizado por investigadores del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) y la Universidad de Colorado en Boulder (CU) daba en su día una explicación alternativa: el movimiento del viento.

LEÉR MÁS  ¿Batalla final? Microsoft se rinde ante Chrome y anuncia cambios en Edge

Las simulaciones por computadora muestran que un fuerte viento del este, que soplaba durante la noche a 101 kilómetros por hora, podría haber hecho retroceder el agua de dos cuencas antiguas fusionadas en una curva con forma de U, la de un río (un antiguo brazo del río Nilo) y una laguna costera (el Lago de Tanis) a lo largo del Mar Mediterráneo, para crear un puente de tierra seco de dos a 2,5 kilómetros de largo y tres kilómetros de ancho, permitiendo a la gente caminar a través de las marismas con seguridad durante unas nueve horas. Tan pronto como el viento se calmó, las aguas volvieron a cubrirlo todo como en una marejada en la costa.

Ambiciosa investigación

La investigación se basó en una reconstrucción de las posibles ubicaciones y profundidades de los cursos de agua del delta del Nilo, que variaron considerablemente con el tiempo.

”Las simulaciones coinciden bastante estrechamente con la cuenta en el Éxodo”, dice Carl Drews, investigador del NCAR y autor principal del estudio en la revista PLoS ONE.

”La separación de las aguas puede entenderse mediante dinámica de fluidos. El viento mueve el agua de una manera que está en conformidad con las leyes físicas, creando un pasaje seguro con agua a ambos lados y luego, abruptamente, permitiendo que el agua vuelva”.

LEÉR MÁS  ¿Batalla final? Microsoft se rinde ante Chrome y anuncia cambios en Edge

La explicación de Carl Drews encaja de forma notable con el relato del Éxodo, que describe cómo en su huida de los ejércitos del faraón, Moisés y los israelitas llegaron al Mar Rojo.

En un milagro divino (el viento, para Drews), se dividieron las aguas dejando un paso de tierra seco (el puente de tierra) con agua a ambos lados.

Moisés y Exodus

Cine Después de Noé y su diluvio, Hollywood retrata ahora a Moisés en Exodus: Gods and Kings, una superproducción espectacular de Ridley Scott y protagonizada por Christian Bale llena de efectos especiales.

Elenco Además de Bale en el papel del profeta, la cinta tiene un elenco de lujo con la estrella de Breaking Bad Aaron Paul y la protagonista de Alien Sigourney Weaver, además de Ben Kingsley, John Turturro y María Valverde.

Moisés ”Contar la epopeya de Moisés, figura clave en las tres religiones monoteístas y libertador del pueblo hebreo, daría para una película de 15 horas” señaló Ridley Scott.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here