Hay tecnologías perturbadoras, como la inteligencia artificial y el llamado big data, que están cambiando nuestra manera de trabajar.

Empleos como el de vendedor en tiendas están desapareciendo en Estados Unidos, mientras que las fábricas están llenándose de robots en vez de trabajadores.
En China, la industria manufacturera que huyó de otros países para encontrar aquí mano de obra barata, también está llenándose de máquinas.

Estudios revelan que las nuevas tecnologías amenazan cerca de 40% de los empleos existentes en Estados Unidos, y dos tercios de los puestos de trabajo en el mundo en desarrollo.

Qué países tienen más robots en sus fábricas y cuán cierto es que nos están robando los puestos de trabajo

No obstante, hay un tipo de trabajo -difícil e indispensable- que parece imposible de automatizar: ese que requiere de habilidades emocionales.
Habilidades emocionales

Hay software de inteligencia artificial que está siendo desarrollado para reconocer emociones en el rostro de las personas y en sus voces, pero se encuentra muy lejos de simular genuina empatía.

LEÉR MÁS  Los trucos para usar Google Maps que tal vez no conozcas

Las computadoras no están nada cerca de competir con los humanos en cuanto a entender y conectarse con otro ser humano.

Los filósofos han estado postulando durante siglos que una máquina con verdaderos sentimientos es imposible.

Si estos empleos no pueden ser automatizados, y van a seguir siendo requeridos en el futuro, los trabajadores con habilidades emocionales tendrán una alta demanda en las próximas décadas.

Por ahora, estos trabajos son pobremente recompensados: una encuesta realizada por Business Insider reveló que entre las profesiones con peor sueldo figuran la de los trabajadores dedicados al cuidado de niños y los maestros de colegios.

Las habilidades emocionales incluyen todas las que nos permiten reconocer estados emocionales en nosotros mismos y en los demás, así como responder apropiadamente a ellos.

Trabajadores emocionales

Estas habilidades son amplias, pero al mismo tiempo pasan desapercibidas, y son parte de una enorme cadena de trabajos inesperados.

Es el cajero del supermercado que te pregunta amablemente cómo estás.

Es el supervisor corrigiendo a un empleado que ha cometido un error, pero al mismo tiempo haciéndolo sentir apreciado y capaz.

LEÉR MÁS  Los trucos para usar Google Maps que tal vez no conozcas

Es un vendedor que observa el rostrode un cliente potencial, para determinar si es escéptico frente a la oferta que le acaba de hacer.

A medida que los robots empiezan a ocupar nuestros trabajos rutinarios, la habilidad de poder trabajar bien junto a otras personas está convirtiéndose en un factor de éxito en la oficina.

En 2016 el Banco Mundial evaluó 27 estudios sobre empleados, y descubrió que 79% de ellos resaltaron una habilidad socioemocional, como la honestidad o la capacidad para trabajar en un equipo, como factor determinante para la calificación de un trabajador.

Salud
Las habilidades emocionales son fundamentales en el cuidado de pacientes, donde hay una urgente demanda de más personal.

Dado el envejecimiento de la población en muchos países -y, consecuentemente, con el crecimiento de enfermedades no transmisibles-, la Organización Mundial de la Salud estima que para 2030 el mundo necesitará 40 millones de trabajadores dedicados al cuidado de enfermos.

LEÉR MÁS  Los trucos para usar Google Maps que tal vez no conozcas

Las proyecciones indican que la formación de esos profesionales se quedará corta por 18 millones.

Las cifras incluyen doctores con alta formación y técnicos, para quienes saber relacionarse con los pacientes es una habilidad complementaria.

También abarcan una amplia variedad de empleos, cuya principal función es apoyar y comunicarse con pacientes.

Un efectivo cuidado de los enfermos requiere hombres y mujeres que pueden trabajar en conjunto con pacientes diabéticos para hacer cambios sustanciales en sus estilos de vida; que puedan conversar con adultos de anticonceptivos y que puedan efectuar infinidad de tareas que requieren empatía.

Educación

Educación es otra industria donde la conexión emocional es necesaria, y la automatización es poco probable.

Enseñar a jóvenes requiere de una interacción humana, a fin de motivar a los estudiantes, detectar potenciales problemas de desarrollo e inculcar habilidades sociales.

Los cursos online fueron vistos en algún momento como una vía para elevar el nivel educativo, que permitía a todo el mundo aprender gratis lo que quisiera, pero al final terminaron siendo una decepción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here