La creciente tendencia hacia la digitalización de la información y su almacenamiento en la nube, junto con la expansión de Big Data, plantea un fuerte desafío en materia de seguridad. Los soportes inmateriales son altamente vulnerables a amenazas como el robo de datos, los ataques de hackers y el ciberespionaje, por lo que las organizaciones deben extremar las precauciones.

Desde Las Vegas, en el marco del evento EMC World, Rob Sadowski, director de Soluciones Tecnológicas de RSA, la división de la compañía EMC dedicada a la seguridad, explicó por qué es importante que las empresas, gobiernos y usuarios blinden la información que está en la nube y cómo se pueden proteger los datos.

-¿Considera que la seguridad informática es uno de los mayores retos para las organizaciones, empresas, ciudadanos o gobierno?

-Absolutamente, a medida que la vida se vuelve más digital, como los negocios que cada vez se apoyan más en las tecnologías de la información (IT), la seguridad se convierte en un desafío clave. Por eso, en EMC, cuando hablamos de dar soporte a las empresas, se menciona la cuestión de la confianza, porque es necesario poder confiar en las estructuras de las IT. Si las personas o los clientes no se sienten seguros al usar esas estructuras o volcar allí su información, entonces ninguna de estas tecnologías puede ser exitosa.

– ¿Alcanza con que las personas tomen mayores recaudos o la infraestructura es lo más importante?

-Ambos son importantes. Debemos construir seguridad desde la infraestructura lo más posible, y ese es uno de los desafíos porque cada vez surgen más problemas de seguridad que cuando empezamos a migrar la información a la nube, por ejemplo. Pero el comportamiento humano también es esencial. Algo que hemos notado es que la mayoría de los ataques a las organizaciones empiezan cuando puntualmente un individuo es afectado.

-¿Cómo se ve afectada la seguridad al mover la información a la nube?

-Cuando empezamos a mudarnos a la nube, se perdió un poco el control del lugar desde el que se ejecutan las aplicaciones. Puede estar en un servidor o en la nube. Ya no podemos mantener la seguridad como antes, cuando la información estaba en un entorno físico, privado y con acceso limitado. Necesitamos una seguridad más inteligente.

-Teniendo en cuenta la expansión de Big Data, ¿de qué manera se puede mejorar la seguridad?

-La seguridad permite que exista Big Data. Cuando hablamos de monitorear usuarios, su comportamiento y entender lo que están haciendo, que queda almacenado en Big Data, la seguridad se vuelve fundamental. Asimismo, cuanta más información se agrega a Big Data, los datos que provienen de otras fuentes quedan asegurados.

-¿Cuáles son las mayores amenazas para empresas y qué precauciones deben tomar?

-Si bien depende del rubro de cada empresa, ya que no son iguales las amenazas en una banca online que en un gobierno, por ejemplo, hay ciertos cuidados comunes que pueden tomar. Deben ser capaces de detectar cuando un malware afecta sus bases de datos o roban información de la identidad de los usuarios. Todas estas cosas deben ser analizadas en profundidad por las organizaciones. Esto está de nuevo vinculado con Big Data, ya que cuantos más datos se obtengan en la red sobre los usuarios, la habilidad de monitorear el ambiente, la infraestructura y las aplicaciones, más sencillo será prever las amenazas. Esta es la mejor forma de rastrear las amenazas que afectan a las organizaciones hoy en día.

-¿Cómo trabaja RSA, la división de EMC, en las cuestiones de seguridad con sus productos?

-Todos nuestros productos están preparados para afrontar los problemas de seguridad, e incluyen entrenamiento a las empresas para que sepan asegurar su negocio, así como herramientas para el desarrollo de aplicaciones por parte de las corporaciones de una manera más segura. Es un proceso de múltiples pasos, dando los medios a las corporaciones y educándolas para que puedan potencia la seguridad de sus productos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here