Descubrió que sumar más ‘Me gusta’ trastorna el algoritmo, llevando a una rápida degradación de la calidad del contenido sugerido y convierte el muro en un flujo de basura mediática. ”El problema es mucho mayor que Facebook. Muestra lo incorrecto de una sociedad en la que hablamos ‘hacia una persona’ en vez de ‘a una persona’. Vivimos en burbujas personales formadas por lo que vemos y leemos, creando un mundo aislado que contiene solo lo que se ajusta a nuestros intereses previos”; dijo Mat Honan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here