”Francamente, podría ser uno de los desastres naturales más graves que el país [EE.UU.] y enormes zonas del planeta podrían afrontar”, asegura John Kappenman, consultor de clima espacial, en declaraciones a Gizmodo.

El Gobierno de Estados Unidos coordinará los esfuerzos en la predicción del clima espacial, la preparación de la infraestructura y la educación, según se desprende de sus dos nuevos documentos: la Estrategia Nacional de Meteorología Espacial y el Plan de Acción. Entre los puntos clave de este programa figura el monitoreo de la vulnerabilidad en el suelo, así como la mejora de las previsiones y de la cooperación internacional, incluida una reunión internacional sobre los impactos sociales y económicos de un posible gran evento solar.

LEÉR MÁS  Amazon abrió en EE.UU. su primer minimercado “del futuro”, sin colas ni cajas

Aunque se trata de un escenario poco probable, ya que una tormenta solar masiva se desata aproximadamente una vez cada 500 años, si llegara a producirse todo lo que depende de la electricidad podría colapsar.

A finales de octubre un nuevo estudio de un grupo de científicos internacionales reveló que las tormentas solares -erupciones en el Sol que emiten partículas- podrían afectar en un futuro próximo a la Tierra y serían mucho más potentes de lo que se creía hasta ahora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here