Se trataba de la brigada de servicios que era responsable de mantener el funcionamiento ininterrumpido de la producción. En otras palabras, eran los de mantenimiento.

Henry sólo les pagaba el tiempo que ellos pasaban en la habitación de descanso: tan pronto como las alarmas sonaban en la fábrica y ellos salían a hacer su trabajo, el reloj que marcaba sus horas de pago se detenía.

LEÉR MÁS  Antes de viajar: este mapa marca los países más peligrosos del mundo

A estos hombres no les quedaba más remedio que reparar el daño con prontitud para poder volver a la habitación de descanso con la mayor brevedad posible. Por otro lado, ellos debían hacer una reparación confiable y de calidad para evitar tener que salir por la misma razón al poco tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here