Google ya conectó a mil personas en Puerto Rico gracias a sus globos

La infraestructura de comunicaciones de Puerto Rico resultó gravemente dañada tras el paso del huracán, y Google trató de cerrar esa brecha con su Proyecto Loon

El Proyecto Loon de Google, que en octubre comenzó a proporcionar conectividad de internet en las regiones más afectadas de Puerto Rico tras el huracán María, con el uso de globos de helio instalados en la estratosfera y lanzados desde Nevada (EE.UU.), ha brindado conexión básica a más de 100.000 personas en la isla.

En un comunicado difundido hoy por la empresa, Alastair Westgarth, jefe de proyecto del Proyecto Loon, declaró que esperaba que la conectividad brindada “haya sido útil”.

“En tiempos de crisis, ser capaz de comunicarse con sus seres queridos, servicios de emergencia e información crítica son fundamentales”, reza la nota.

“Esperamos que la conectividad brindada por el Proyecto Loon durante las últimas semanas haya sido útil, y nos gustaría agradecer a AT&T, T-Mobile y nuestros socios gubernamentales que hicieron posible estos esfuerzos”, agrega el mismo.

El Proyecto Loon incluye una red de globos que viajan sobre el límite con el espacio exterior con el objetivo de extender la conexión a internet a todo el mundo, con independencia de lo alejado que se encuentre el territorio donde está ubicado el usuario.

El Proyecto Loon se asocia con empresas de telecomunicaciones para extender la conexión a zonas remotas para que las personas de todo el mundo puedan acceder a internet directamente desde los teléfonos y otros dispositivos compatibles con la tecnología LTE.

La señal inalámbrica de internet se transmite al globo más cercano desde la empresa de telecomunicaciones en el suelo, para después retransmitirse a la red de globos antes de retornar a las personas.

El objetivo de Alphabet, la matriz de Google, es mantener una flota de globos para proporcionar cobertura de internet a los usuarios en el suelo con lanzadores automáticos.

Los globos del Proyecto Loon, hechos de filamentos de polietileno, tienen el tamaño de una cancha de tenis y están diseñados para permanecer más de cien días en la estratosfera antes de volver a la tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here