Google vs. Huawei: EEUU declaró la “guerra fría”

El fabricante chino no podrá tener Android en sus futuros equipos, mientras que sus usuarios se quedaron sin soporte.

La guerra menos pensada llegó al universo de la tecnología. Es que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó a Huawei de ser una herramienta de Pekín para el espionaje, en plena guerra comercial entre las potencias. De allí que prohibiera a las empresas del país norteamericano brindar sus servicios al gigante chino, lo que obligó a la falta de soporte de Google en los equipos y desató la posterior alarma de los usuarios. Con las pruebas en deuda, todo apunta a un capítulo más en la “guerra fría” por el 5G.

No es casualidad el contexto en el que estalla el escándalo. De acuerdo con la firma especializada IDC, Huawei le robó la segunda posición del ranking mundial de ventas a Apple. En los tres primeros meses de 2019, la compañía china movió 59,1 millones de smartphones (19% del mercado) frente a los 36,4 millones de iPhone (11,7% del mercado). Sólo tiene un rival a vencer, Samsung, que vendió 71,9 millones de celulares y se quedó con el 23,1% de la torta.

A su notable crecimiento se suma el liderazgo en desarrollo de redes 5G, área en el que, según el fundador y director ejecutivo Ren Zhengfei, aventaja en “dos o tres años” a sus competidores. Sin ir más lejos, registra hasta 2.570 patentes relativas al 5G, además de firmar acuerdos con unas 40 operadores a nivel global y suministrar 70.000 estaciones base. La “amenaza para la seguridad nacional” que dice la Casa Blanca no sería más que una cuestión de intereses comerciales.

Pese a algunos informes que sostienen que Huawei instaló chips en servidores de Amazon o Apple, las pruebas que denuncian espionaje todavía son una deuda pendiente de la administración Trump.

Con la inclusión en la “lista negra” de los Estados Unidos, Huawei enfrenta una posible caída en sus ventas con la pérdida del popular software y de los servicios de Google, incluyendo Play Store, YouTube, Maps, Gmail y el sistema operativo Android. Por el momento, el gigante de la red aclaró que los usuarios de Huawei continuarán con el soporte con normalidad, aunque en el futuro no habría actualizaciones de Android.

Un intento de tregua trajo tranquilidad. El Huawei Mate 20 Pro fue readmitido como parte del programa beta de Android Q, lo que le permite al smartphone acceder a la versión preliminar del sistema. En el mercado esperan que sea un indicio para restablecer la relación con Google impulsado por la vuelta del fabricante chino a la lista de miembros de Bluetooth SIG, Wi-Fi Alliance y Jedec.

De no solucionarse el conflicto, hay dos alternativas que maneja Huawei. La primera es adoptar Android Open Source Project (AOSP), el código abierto de Android que solamente tiene funciones básicas como el panel de notificaciones y obliga a Huawei a ingeniar sus propias herramientas. La segunda opción es lanzar su propio sistema operativo, que hoy apenas goza de un bautismo (“HongMeng”) sin demasiados avances.

El desolador panorama se completa con el bloqueo de empresas como Qualcomm, Broadcom, Microsoft e Intel, que afectarían al hardware y a la línea de computadoras de la empresa china. Y la tensión aumenta en escala. En los últimos días, los operadores británicos Vodafone y EE suspendieron los futuros lanzamientos de Huawei hasta que se obtenga “la información, la confianza y la seguridad a largo plazo” de que los clientes recibirán asistencia durante la vida útil de los dispositivos.

“Huawei contribuyó considerablemente al desarrollo y crecimiento de Android alrededor del mundo. Seguiremos proporcionando actualizaciones de seguridad y servicios posventa a todos los smartphones, tabletas y dispositivos Huawei y Honor, tanto a los que ya se hayan vendido como a los que siguen estando en stock en todo el mundo”, tranquilizó la empresa china en un comunicado, mientras Trump cuenta los minutos para la irresistible negociación.

Las tres preguntas que todos se hacen

1. ¿Qué pasará con mi teléfono Huawei?

Si tenés un Huawei no deberías preocuparte. Google aseguró que todas las apps y el sistema operativo continuarán funcionando con normalidad, aunque no así las futuras actualizaciones de seguridad.

2. ¿Trump puede dar marcha atrás?

A ZTE le pasó algo similar en abril de 2018, ya que EEUU advirtió que el grupo chino violó sanciones impuestas por Washington a Irán y Corea del Norte. El pago de una multa de US$1.000 millones y el cambio de la junta directiva puso fin al conflicto. En la actualidad, la situación es impredecible, por lo que habrá que estar atentos a lo que suceda durante la tregua declarada por 90 días.

3. ¿Tengo que preocuparme si tengo un celular chino?

ZTE, Xiaomi y OnePlus operan con tranquilidad y no figuran en la famosa “lista negra”. De guiarnos por la carrera del 5G, no estarían entre los objetivos de Trump

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here