Esta especie de pasarela colgante sólo para bicicletas fue bautizada por los holandeses como ”Hovenring”, un verdadero ícono dado a su fantástica arquitectura semejante a un anillo, como insinúa su nombre.

Con sus subidas/bajadas, o entradas/salidas a 70 metros de altura, conectadas con los distintos lados de la calle al ser circular, permite el desplazamiento desde los distintos puntos de esta rotonda que conecta Eindhoven, Veldhoven, y Meerhoven, las localidades de ”Hoven”.

El aumento del tráfico, impulsó a construir el Hovenring para separar el tráfico de bicicletas del de los automóviles, otorgando seguridad vial a quienes se han ganado un lugar preponderante en el transporte urbano.

Como ya te contábamos, en Holanda los ciclistas consiguieron en la década de los 70, por supuesto mediante la protesta pública, que la bicicleta tuviera un status similar al del transporte motorizado, siendo incorporados a la planificación urbana, siendo hoy en día ejemplo para el resto del mundo.

VeoVerde

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here