El proyecto del que os hablamos ha sido llevado a cabo por un ingeniero informático y un ingeniero electrónico. La tecnología empleada está basada en la forma en la que las ondas del sonido son capaces de desplazar el oxigeno mientras se mueven por el aire, por lo que dado que el fuego se alimenta a partir del oxígeno, decidieron crear un dispositivo que fuese capaz de apagar pequeños fuegos empleando sonidos. A pesar de ello, se dieron cuenta de que no podían utilizar cualquier sonido, ya que la inconsistencia de las ondas de la música únicamente haría vibrar las llamas. Por ello, es necesario emplear un sonido de baja frecuencia de entre 30 a 60 hertzios, cuyas ondas consigan alejar el oxigeno de las llamas el tiempo suficiente como para apagarlas. El prototipo creado consiste en un generador de sonidos de baja frecuencia, un pequeño amplificador y un colimador para dirigir las ondas a la fuente del fuego.

A pesar de que el prototipo ha sido probado con éxito en pequeños incendios, es necesario continuar realizando pruebas, ya que por ejemplo, no tiene la capacidad de enfriar la zona afectada y no ha sido probado en incendios mas grandes. A continuación, os dejamos con un vídeo en el que los responsables del proyecto hacen una demostración del dispositivo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here