La línea de impresoras 3D Maker está compuesta por los modelos T-100 y T-105.

Ambos permiten imprimir en capas desde 0.3mm hasta menos de 0,1mm de alto (100 micrones). Además, tienen la mayor capacidad del mercado para impresoras de este tipo en cuanto a volumen al ser de 20×20 de base por 22 centímetros de alto.

Están disponibles en color blanco, azul o madera natural, a un precio de venta hasta fin de abril de $9.669.

Marcelo Ruiz Camauër, presidente de Kikai Labs, explicó que las impresoras 3D permiten en el ámbito educativo ”hacer objetos, copias que no era posible hacer uno mismo anteriormente”.

Asimismo, destacó que ”permiten pasar fácilmente del plano abstracto del diseño al plano físico de objetos reales; son una nueva forma de crear arte y decoración. En el aula facilitan el trabajo cooperativo distribuido; es aplicable a casi todas las disciplinas (medicina y biología, paleontología y arqueología, arquitectura, matemática, robótica, etc.)”.

Además del mercado educativo, el público al que apunta la empresa incluye los diseñadores industriales, arquitectos, ingenieros y artesanos. ”La disponibilidad de estas impresoras en el mercado local a este precio abre muchísimas posibilidades, siendo útiles para crear moldes y matrices, objetos artísticos, maquetas y prototipos”, destacó Camauër.

”También crea la posibilidad de ofrecer servicios de impresión en 3D a costos inferiores a los pocos existentes actualmente”, agregó.

La empresa anunció que ya se está trabajando en el desarrollo de un tercer modelo, el T-110, que contará con dos extrusores que permitirán imprimir con dos colores o dos materiales distintos, en ABS y PLA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here