En Misiones desarrollaron un hormigón con neumáticos triturados

La Dirección de Vialidad Provincial de Misiones firmó un convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para implementar un nuevo hormigón con neumáticos triturados. Este producto, desarrollado por el Centro INTI Construcciones, permite escurrir mejor las aguas. Además, al utilizar el caucho, se elimina buena parte de los reservorios donde se reproduce el mosquito que transmite el dengue. Asimismo este trabajo se realizará en conjunto con el Centro INTI-Misiones y los organismos participantes materializarán el acuerdo a fines de diciembre.

En tal sentido, el Instituto sigue avanzando en el desarrollo de mezclas de hormigón con la adición de neumáticos triturados, el cual podría ser utilizado para la pavimentación de rutas, caminos, calles o bien para la fabricación de bloques para viviendas. La incorporación del material caucho apunta a la disminución de deshechos de este tipo, que en nuestro país alcanzan entre los 5 y 7 millones de neumáticos de camiones y autos al año, lo que se traduce entre 100.000 y 120.000 toneladas.

En ese marco, es que desde “nuestra área propusimos la construcción de hormigón con las partículas trituradas de caucho, completas sin separación dentro del hormigón, para distintos usos”, apuntó Alejandra Benítez del Centro INTI-Construcciones, quien detalló que el hormigón tiene muchos usos. Uno de ellos pueden ser bloques para la construcción de viviendas, y otro, que es el que se promocionó en este proyecto, es el tema de los pavimentos.

Con la aplicación de neumático triturado en la elaboración de hormigón, se podría reemplazar hasta un 20%, “que es un valor que se usa internacionalmente”, y lo que se reemplazaría serían los agregados, “los recursos naturales no renovables como piedra y arena, por estas partículas trituradas de cauchos con distintos tamaños, que resulta dificultoso disponer de ellas de otra manera, ya que ocupan un gran volumen”.

La incorporación de caucho provocaría que el hormigón sea de menor resistencia que el conocido tradicionalmente, por eso es que según los estudios del Instituto su uso sería para lugares donde circula tránsito “liviano”, por ejemplo “calles vecinales, peatonales, plazas, sendas para bicicletas, lugares que no requieran de gran resistencia”, consideró Benítez.

“Además, mejoras el escurrimiento porque cortas la acumulación de agua debido a lluvias fuertes aunque hay que pensar en lo que va a ir debajo del pavimento porque se necesita un sistema que recoja el escurrimiento mediante pendientes o mini canales. En INTI no inventamos la solución sino que este desarrollo tiene que formar parte de un sistema constructivo”, finalizó.

(InfoGEI)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here