¿Realmente los wearables tenían futuro? Era una pregunta que no solo se hacían los usuarios, sino también la propia Apple que no se atrevía a dar el primer paso. En la actualidad el mercado es bien distinto, con los principales fabricantes lanzando todo tipo de dispositivos orientados a diferentes tipos de compradores.

En esta situación Apple no podía permitirse el silencio una vez mas, tenía que presentar definitivamente su apuesta por este sector, y por fin ayer lo ha hecho con el iWatch.

Sin duda alguna la mayor innovación el iWatch es la recuperación del dial como método de control para nuestro reloj. Suena “analógico” y obsoleto, pero la verdad es que es ideal para una pantalla así de pequeña. Y es que, ¿para qué intentar controlar la interfaz en la pantalla táctil cuando tenemos un control físico perfecto para ello? Es una idea genial y una verdadera innovación basada en el pasado.

Por supuesto, la pantalla usa control táctil, pero este está limitado a hacer swype o incluso hacer dibujos improvisados. El dispositivo usa una pantalla Retina de zafiro, tal y como se rumoreó con el iPhone en su momento. La pantalla no solo detecta el toque, sino también la fuerza con la que lo hacemos. De esta manera se abren mas posibilidades; la interfaz puede reaccionar de manera diferente ante ambos.

También se han implementado funciones que evitan tener que usar la pantalla táctil para escribir; no solo podemos dictar en voz alta, sino que el sistema será capaz de analizar el texto de una conversación y presentarnos opciones con las que responder solo con un toque.

El procesador S1 incluido se asegura de que tengamos suficiente potencia para ejecutar las apps. El iWatch es capaz de detectar nuestro pulso (y podemos compartirlo), junto con otros sensores permite ser usado para fitness.

Podemos personalizar la interfaz a nuestro gusto, ya sea con la mayor cantidad de información disponible, o con una imagen, o simplemente con la hora (los hay raros que prefieren eso). Esta personalización también llega a otros elementos como la correa.

Para usar el iWatch necesitaremos también ser usuarios de iPhone, lo que indica que algunas de sus funciones en realidad serán ejecutadas por el móvil. En particular, el iWatch necesitará estar sincronizado con un iPhone para poder acceder a la red. Sin embargo, es poco probable que un usuario de iWatch no tenga ya un iPhone, por lo que no debería ser un problema para la mayoría de potenciales usuarios.

Watchkit es la herramienta diseñada para que los desarrolladores puedan utilizar las funciones de iWatch e integrarse en la interfaz. Se mostraron ejemplos con la app de Twitter que mostraba notificaciones de nuevos mensajes. Apps de viajes permiten funciones interesantes como la posibilidad de abrir la puerta de nuestra habitación de hotel solo con pulsar la pantalla.

El iWatch es compatible con todos los iPhone a partir del iPhone 5, aunque Apple asegura que “funciona mejor” con los nuevos iPhone 6 y 6 Plus. Los precios del iWatch empiezan a partir de los 349 dólares, y estará disponible a principios del año que viene.

Fuente: omicrono.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here