La larga vida de las baterías de iones de litio ha hecho que proliferen en todo tipo de dispositivos, desde teléfonos móviles y electrónica de consumo en general a implantes médicos de todo tipo. Pero estas baterías se basan en reacciones químicas que pasan por la disolución de las sales de litio con disolventes orgánicos, lo que supone asumir un cierto grado de riesgo de terminen en llamas. Algo que no sucedería si las células de la batería estuvieran hechas solo de materiales sólidos.

Ahora, un equipo de investigadores de la universidad japonesa de Tohoku ha conseguido crear un nuevo tipo de conductor de iones de litio que podrá usarse en una próxima generación de baterías de estado sólido. En un artículo recién aparecido en la revista «APL Materials», los investigadores describen cómo lograron fabricar una solución sólida de LiBH4 estable a temperaturas y presión ambiente.

En palabras de Hitoshi Tamura, que ha dirigido la investogación, «el LiBH4 es una especie de parásito, pero no un material» que se añade a los componentes clásicos de una batería de iones de litio y cambia su comportamiento químico y su estado. El hallazgo puede ser aplicado a partir de ahora y de forma generalizada en la fabricación de baterías, que podrían ser más pequeñas que las actuales y mucho más seguras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here