Hubo un tiempo en que fueron soldaditos, muñecas o autitos de carrera. Juguetes soñados por cualquier nene o nena con ganas de jugar. Pero el tiempo pasó y nos fuimos poniendo tecno. La vida se nos llenó de pantallas chicas, medianas y grandes y ahora los soldaditos, las muñecas o los autitos de carrera parecen juguetes perdidos en algún lugar de la memoria.

Para el Día del Niño, los chicos de hoy prefieren jugar o entretenerse con la tecnología. Tablets, celulares inteligentes o consolas de juego están entre los favoritos de la mirada infantil. Cambiaron los tiempos. ¿Cambió tanto la infancia? “Cómo será que las cosas cambiaron que mi hijo aprendió a escribir con las letras mayúsculas del teclado de la compu”. Quien lo dice es Paola Moy, mamá de Gianluca (9), un nene que maneja la tablet casi desde que es bebé. “Como yo trabajo de diseñadora la computadora siempre fue parte de nuestra cotidianeidad -cuenta Paola, mamá también de Lara-. Con el papá tratamos que la tecnología sea una herramienta y que no le termine generando dependencia.

Es bravo porque te das cuenta que van súper rápido. No hace mucho le pregunté a mi hijo que quería ser cuando fuera grande. ¿Y sabés qué me dijo? Youtuber…que es como un especialista en juegos que tiene un sueldo por capacitar a otros jugadores. Él ya sabía que eso da plata y yo ni siquiera estaba enterada de que eso existía”. Para Roxana Morduchowicz, especialista en cultura juvenil y autora del libro “Los chicos y las pantallas”, es lógico que los juegos de la infancia actual estén relacionados con las nuevas tecnologías. “Esta generación vive en un mundo mucho más visual que antes -dice-. Hoy los chicos se entretienen y se relacionan a través de las pantallas”.

Lo dicen los especialistas y los estudios más recientes: la relación de los chicos con las nuevas tecnologías se afianza cada vez más. Se estima que en la actualidad un adolescente promedio pasa seis horas diarias sentado frente a su computadora, utilizando su reproductor de música o intercambiando mensajes de texto con su celular. Y que la relación con las últimas tecnologías se produce a edades más tempranas. El fenómeno tiene también su reflejo en el Día del Niño y es cada vez más natural que la fecha se espere con ansiedad no sólo en las jugueterías, sino también en las casas especializadas en la venta de electrónica y artículos del hogar. Un estudio privado difundido en los últimos días asegura que los chicos de entre 8 y 12 años se encuentran entre los usuarios “intensivos” de las tablets Un estudio de Carrier y Asociados, de hecho, asegura que los chicos de entre 8 y 12 años se encuentran entre los usuarios “intensivos” de las tablets, un dispositivo que aumentó su volumen de ventas en Argentina un 80% en el primer cuatrimestre del año.

Los más pequeños eligen la tablet como consola para videojuegos y como “centro de entretenimiento”, afirma el estudio. La tablet se convirtió en un complemento de la PC y, según los responsables del trabajo, “muchas veces se transforma en el único dispositivo a su alcance para consumir series y películas ya que los niños no suelen tener acceso a una televisión o una computadora personal en la habitación”. Además, para el 2015 habrá más de 100 millones de “gamers” sociales en América Latina, según datos de la consultora SuperData citados también en el informe. Los videojuegos sociales son aquellos que necesitan de las redes sociales para ser jugados, tanto para compartir logros como para poder avanzar de nivel. Un ejemplo es la popular aplicación “Candy Crush” o “FarmVille”.

Otra ventaja que los niños encuentran en las tablets es que pueden utilizarla fuera del hogar. Por sus características de peso (entre 300 o 600 gramos) y tamaño (a partir de 7 pulgadas), son dispositivos que pueden llevarse en una mochila y aprovechar de su autonomía sin el uso de cables o cargadores. El vínculo que existe entre los nenes de hoy y las nuevas tecnologías no es un tema nuevo pero cobra vigencia ante la llegada de un Día del Niño que lo vuelve a poner en clara evidencia.

Bajo la premisa de que los chicos no se separan de las pantallas, no juegan ni leen, por caso, la socióloga e investigadora del Conicet Carolina Duek realizó una investigación cuyas conclusiones reúne en el libro “Juegos, juguetes y nuevas tecnologías”. Según su visión, “el papel del adulto es un rol crucial para los chicos. Los adultos se quejan de que los niños no leen pero en las casas no tienen bibliotecas, y no hablo de paredes de libros sino de un pequeño espacio donde puedan tener un contacto con las palabras; todas las escuelas públicas regalan libros para armar una biblioteca familiar, eso no necesita dinero”. Para Duek, además, “no seguir a los chicos en esa relación que tienen con la tecnología es como no haberle abierto nunca el cuaderno de clases; hay que ver, investigar, preguntarles qué sitios visitaron pero no desde un rol autoritario sino de acompañamiento”.

Fuente: El Día

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here