Imaginemos que podemos salir a la calle con 30ºC y sentirnos como si hubieran 20ºC. Sería maravilloso, ¿verdad? Pues un grupo de buenos seres humanos de la Universidad de Colorado en los Estados Unidos, liderados por el científico de origen chino, Xiaobo Yin, lograron desarrollar un material que, en apariencia, es igual a esos rollos de película plástica que utilizamos para envolver alimentos, pero que en la práctica resulta ser un material capaz de bajarle la temperatura -a.k.a. refrescar- a todo lo que toca, informa Science Magazine.
Se trata de un plástico completamente transparente, el cual en su composición física posee pequeñas esferas de vidrio, las cuales son capaces de absorber los fotones que emite el Sol en cerca de un 96%, incluyendo el calor mismo del cuerpo en el que se ponga, logrando así bajar la temperatura de prácticamente cualquier cosa hasta en 10ºC.
Todo esto surgió gracias a un paper desarrollado por gente de la Universidad de Stanford, quienes en 2014 intentaron hacer algo similar, pero con procedimientos algo costosos y engorrosos, cuyos resultados no eran del todo satisfactorios (sólo lograban bajar la mitad de la temperatura conseguida por el equipo de Yin).
La meta desde ese punto, fue lograr un proceso que terminara por elaborar pequeños objetos esféricos que lograran absorber las ondas de radiación solar, dado que la forma de estos elementos suele ser la adecuada para estos fines, y lo consiguieron con materiales tremendamente baratos y fáciles de conseguir, logrando de paso bajar los costos para una posible producción en masa en los próximos años.
El valor del metro cuadrado no supera los USD $0,50, por lo que es muy posible que pronto veamos este producto en el mercado, quizá implementado en otras aplicaciones, como la ropa, gadgets electrónicos, o todo lo que hoy tenga problemas con el calor mismo, a un muy bajo precio.
LEÉR MÁS  ¿Cómo? Ahora podés ver las Historias de Instagram de forma anónima

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here