La adicción a las drogas es un grave problema de salud pública, afectando también directamente a la vida de las personas que las consumen y a sus allegados. De algún modo, nuestro cerebro siente un intenso placer al probar estas sustancias químicas, y necesita repetir esa experiencia una y otra vez.

Aunque las drogas presentan una diversidad muy amplia, lo cierto es que la adicción (también conocida como craving en inglés) sucede debido a variaciones neuroquímicas en nuestro cerebro. Tras los primeros contactos con una droga, comienza la fase de consumo agudo, donde sentimos esa sensación de placer activada por determinados centros nerviosos de nuestra mente.

De la etapa de consumo agudo a la adicción a las drogas media un tortuoso camino, donde la vía mesolímbica dopaminérgica del cerebro es activada. Estas sustancias logran además modificar la conocida como ”sensibilización conductual”, en la que participa el área tegmental-ventral y el núcleo accumbens del cerebro. Las drogas ya no solo nos agradan, sino que son capaces de modificar nuestro comportamiento hasta extremos nunca sospechados.

LEÉR MÁS  Amazon abrió en EE.UU. su primer minimercado “del futuro”, sin colas ni cajas

Las dianas moleculares de la adicción a la cocaína

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Indiana analizaba hace unos meses el papel de la proteína GLT1 en el paso del consumo agudo a crónico en ratas. Esta molécula biológica presentaba un rol fundamental en la adicción a la cocaína que experimentaban modelos animales en el laboratorio.La adicción se produce por efecto de pequeñas moléculas biológicas

Esta proteína se encargaba de reducir los niveles de glutamato en el cerebro. Su trabajo, publicado en Journal of Neuroscience, determinaba la importancia de ”recuperar” la cantidad normal de esta biomolécula en las ratas, para así evitar que estos roedores se volvieran adictos.

Esta investigación, sin duda, constituyó un importante paso para aclarar algunas de las claves más importantes de la adicción a algunas drogas. Sin embargo, aún necesitamos muchos años para que este tipo de resultados puedan tener efectos en la práctica clínica. La necesidad de contar con avances de manera más rápida es crucial, para así evitar la adicción de los pacientes.

LEÉR MÁS  Amazon abrió en EE.UU. su primer minimercado “del futuro”, sin colas ni cajas

Los ordenadores podrían ayudar a frenar la adicción

En el caso de la adicción a la cocaína, uno de los tratamientos más efectivos consiste en la administración de metadona. Este compuesto opioide sintético ”mimetiza” algunos de los efectos de las drogas de abuso, y además ayuda a prevenir el conocido síndrome de abstinencia. Por estos dos factores, es comúnmente usada en los programas de desintoxicación.

Científicos de la Universidad de Yale se preguntaron si el uso de la metadona podría complementarse con otras alternativas para lograr mejores resultados en el tratamiento de la adicción. Con este objetivo, pensaron en el desarrollo de terapias de comportamiento mediadas con herramientas computacionales.

El uso de ordenadores, por tanto, podría ayudar en la desintoxicación de este tipo de pacientes. El programa diseñado, que ha recibido el nombre de Computer Based Training in Cognitive Behavioral Therapy, se combinaría con la administración de metadona. De esta manera, para comparar los efectos, los investigadores dividieron a los participantes en el estudio en dos grupos de estudio.El uso de ordenadores se plantea como terapia complementaria en la desintoxicación de pacientes

LEÉR MÁS  Amazon abrió en EE.UU. su primer minimercado “del futuro”, sin colas ni cajas

El primero solo recibiría metadona, como ocurre en los programas de desintoxicación convencionales. El segundo grupo, sin embargo, recibiría una menor cantidad de esta sustancia química, pero trabajaría con el programa informático desarrollado por los científicos norteamericanos.

El uso del ordenador ayudaba a los pacientes a visualizar animaciones, juegos y películas con las que ”entrenar” a su cerebro para evitar la adicción. Por este motivo, el programa informático ayudaba a cambiar las pautas de comportamiento de los pacientes. Sus resultados han sido positivos, por lo que podemos decir que los ordenadores ahora también podrían ser utilizados para frenar la adicción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here