Volkswagen ya nos ofreció un avance bastante completo de las tecnologías con las que está trabajando en su proyecto TAP, y ahora es Cadillac la que nos muestra su ”coche con conductor opcional” gracias al sistema Super Cruise.

Utilizando sensores de radar y ultrasonidos, cámaras y datos cartográficos procedentes del navegador GPS, Super Cruise es capaz de tomar curvas automáticamente (no nos preguntes la velocidad máxima; Cadillac no quiere entrar en los detalles más finos), frenar, centrar el coche en su carril y básicamente conducirse solito ”bajo ciertas condiciones ópticas”, en palabras de General Motors. La parte entrecomillada es importante, dado que la compañía reconoce que no siempre el funcionamiento del vehículo podrá ser autónomo, y cuando los datos recogidos por el sistema no sean fiables del todo automáticamente se avisará al conductor para que tome los mandos.

En un principio el TAP de Volkswagen parece más completo por su capacidad para reconocer señales de tráfico e incluso detectar distracciones, pero el Super Cruise de Cadillac tiene un importante atractivo: podría formar parte del equipamiento de sus modelos a mediados de esta misma década. Y no hace falta que te recordemos que ya estamos en 2012.

Tienes un vídeo demostrativo tras el salto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here