Bill Gates es el segundo hombre más rico del mundo. Pero la mayor parte del dinero no va a su bolsillo ni a inversiones relacionadas con Microsoft, la empresa que fundó. Gates lo destina a ayudar a economías en desarrollo. ¿Por qué lo hace? ¿Cuáles son los resultados? De estos temas habló durante una entrevista con DPA.

 
– Los críticos dicen que la ayuda al desarrollo es perjudicial para los países receptores porque dificulta el desarrollo de infraestructuras propias. ¿Comparte la crítica? 
 
– Al igual que mi amigo Warren Buffett decidí donar el dinero que afortunadamente poseo. Y ambos nos cuidamos de que ese dinero sirva para cambiar algo. Se trata de ayudar a quienes son realmente pobres, darles medicamentos y quizás también semillas. Cualquiera puede comprobar los frutos de estas acciones. Mucha gente que antes era muy pobre está ahora en una situación mejor. 
 
– ¿Es la ayuda al desarrollo realmente ayuda para el desarrollo? 
 
– Nuestros programas evitan, por ejemplo, que los niños mueran por culpa de una simple enfermedad o de hambre. ¿Provoca esto una dependencia? No, nos ocupamos de que esos niños vayan a la escuela y aprendan a leer, para que después puedan sacar adelante a su país. Miren a México o Brasil. Fueron grandes receptores de las donaciones; ahora tienen una economía fuerte y luchan de forma efectiva contra la pobreza.
 
– ¿No le parece que puede haber una dependencia a largo plazo?
 
– Cada año muere un millón de niños por malaria. Logramos evitar un tercio de esas muertes sencillamente comprando mosquiteras para las camas. ¿Provocamos así una dependencia? ¿Acaso debemos dejar morir a los niños? También intentamos ayudar con medicamentos, por ejemplo contra el sida o la diarrea. 
 
– Pero parece que a menudo el dinero no llega a los pobres… 
 
– Claro que hay casos de esos, no quiero ponerlo en duda, pero son casos aislados. Por lo general, el dinero ayuda muchísimo. También los gobiernos siguen estas políticas. Aunque Estados Unidos, con 30.000 millones de dólares, sigue siendo el mayor país donante, la candidad conjunta destinada por Europa es mucho mayor. 
 
– En los últimos 30 años se lograron grandes éxitos en la lucha contra la pobreza, la mayor parte de ellos en Asia. Pero apenas hay movimiento en África, donde más esfuerzos se invierten. 
 
– Eso no es exactamente así. Claro que China ha modificado mucho las estadísticas. Entre 1980 y 2000, el porcentaje de personas en extrema pobreza cayó en China del 60 al 10%. Es fantástico, ¿pero por qué lo lograron? ¡Porque utilizaron la ayuda al desarrollo! Lograron el mayor aumento de producción de su agricultura en la historia de la humanidad. Corea del Sur es otro ejemplo. En los años 70 todavía había desnutrición. Pero el Estado, con ayuda extranjera, invirtió mucho en educación. Ahora, Corea del Sur es una moderna nación industrial que contribuye con ayuda al desarrollo. 
 
-¿Y África? 
 
– ¡También en África aumentó la esperanza de vida de 41 a 57 años en las últimas décadas! Sin el sida sería incluso de 61 años, y sin la malaria y otras enfermedades sería de 70 años, una cifra de los países industrializados. En los próximos 20 años, todos los países africanos -salvo algunas excepciones- tendrán ingresos medios. Hace 20 años Etiopía era el país más pobre de la Tierra. Hoy al país le va considerablemente bien. Ruanda es otro ejemplo. Hay guerras, hay conflictos, pero en África no todo es tan malo como pensamos a menudo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here