No se trata de lentes comunes: están pensados para personas con problemas de visión; sobre todo, de degeneración macular .

Son lentes rígidas, más grandes que las convencionales, y que tienen un minúsculo telescopio en su interior, rodeado por espejos de aluminio que hacen rebotar la luz que atraviesa la lente, haciendo que los objetos aparezcan 2,8 veces más grandes de lo normal.

Para cambiar entre la visión normal y la telescópica, el usuario guiña un ojo, un movimiento que registran unos anteojos especiales que también debe usar, y que activa un filtro polarizador. Un guiño con el otro ojo vuelve al estado anterior. Esto es un avance respecto de su versión original, que no permitía este cambio a voluntad.

Los investigadores esperan comenzar en breve las pruebas con pacientes humanos, reporta New Scientist ; hasta ahora usaron ojos artificiales para probar el diseño. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here