Así es el Motorola Moto G5 Plus, el teléfono con cuerpo de metal de Lenovo

La quinta generación del smartphone busca acortar las distancias con los tope de gama con una carcasa metálica y mejoras en el sensor biométrico, acompañadas por una configuración equilibrada que asegura una excelente autonomía de uso

A pocas semanas de su lanzamiento oficial en Barcelona en el Mobile World Congress, Lenovo decidió apostar fuerte en la región con una presentación oficial de la quinta generación del distintivo teléfono de Motorola que se caracterizó por una muy buena combinación de prestaciones y precio, el Moto G5.

Lenovo, que vuelve a la carga con la marca Motorola, en esta ocasión eligió ofrecer esta generación de smartphones con las versiones Moto G5 y Moto G5 Plus, que fue el modelo que se evaluó en esta reseña.

Diferencias y similitudes

La línea de Motorola, que lleva vendidos más de 2,5 millones de unidades en la Argentina de este modelo desde 2013, tiene un diseño metálico disponible en gris o dorado, un cargador rápido, Android 7 Nougat, el lector de huellas dactilares con la función One Buttom Nav como las características en común entre el Moto G5 y Moto G5 Plus.

También tiene 2 GB de RAM y se destaca la ventaja de tener 32 GB de almacenamiento, una configuración que le permite evitar los problemas de espacio que tuvo en su momento con el Moto G3. No obstante, esta generación también permite ampliar su capacidad mediante una tarjeta microSD.

Las diferencias están en la batería, más pequeña en el Moto G5, de 2800 mAh, acompañado por un procesador de ocho núcleos menos potente, el Snapdragon 430 de 1,4 GHz.

A su vez, el Moto G5 tiene una pantalla más chica de 5 pulgadas Full HD y cámara de 13 MP con enfoque automático por detección de fase (PDAF) que captura video en Full HD a 30 fps. Por su parte, el Moto G5 Plus, con pantalla de 5,2 pulgadas, está acompañada por una cámara de 12 MP, que se destaca por en obtener capturas en condiones de baja luminosidad y video Ulktra HD 4K a 30 fps. Ambos cuentan con una cámara frontal de 5 MP.

Viejas virtudes y nuevo diseño

El Moto G5 Plus tiene un procesador de ocho núcleos Qualcomm Snapdragon 625 de 2 GHz, el mismo modelo de chip que utiliza el Moto Z Play, algo que le permite replicar el rendimiento de un modelo de una gama superior, aunque sin la posibilidad de usar los Moto Mods. En las pruebas realizadas se pudo comprobar que el Moto G5 Plus es un smartphone que, combinado con sus 2 GB de RAM y los 32 GB de almacenamiento, se posiciona como una opción viable que se acerca a los tope de gama respecto a rendimiento.

Dentro de sus características técnicas, la batería es otro punto donde Motorola vuelve a destacarse. Con 16 horas de uso, el Moto G5 Plus aún tiene resto con un 25 por ciento de batería. Si la modalidad de uso es menos intensiva, incluso puede pasar una noche sin recarga.

Con 3000 mAh de capacidad, la autonomía de la batería tiene como aliado al cargador rápido TurboPower, que permite una autonomía de 6 horas extra con sólo 15 minutos de carga.

Respecto al diseño, hubo mejoras en la presentación del sensor biométrico de huellas dactilares. Mantiene las mismas características que su antecesor, con una respuesta muy rápida para desbloquear la pantalla, y se destaca la posibilidad de configurar gestos mediante la función One Buttom Nav.

Así funciona la navegación con la función One Buttom Nav

Esta modalidad reemplaza a los habituales botones virtuales de Android (atrás, menú o aplicaciones abiertas) mediante una serie de movimientos cortos que se ejecutan por encima del sensor biométrico. De forma predeterminada, esta característica está deshabilitada, y si se desea activar hay que registrar al menos una huella dactilar y realizar la configuración correspondiente desde la aplicación Moto.

También mantiene los gestos para activar diversas funciones del smartphone. Por ejemplo, un grio doble de muñeca activa la cámara frontal, y si se repite el movimiento cambia a la frontal. Agitar el teléfono dos veces permite activar el flash de la cámara frontal en modo linterna, mientras que dar vuelta el teléfono permite silenciar las notificaciones y llamadas.

Si la pantalla está boca arriba se destaca la presencia del sistema de notificaciones en pantalla, una función conocida como Moto Display y que está presente en toda la familia de smartphones de Motorola desde el Moto X de segunda generación.

El Moto G5 Plus en una foto de noche y un video en movimiento lento

Me encanta #SanTelmo, pero a veces es un toque irreconocible 🙃

A post shared by Guillermo Tomoyose (@tomyto) on

Haru en slow motion bajo la cámara del #MotoG5Plus 😺📱🎞️

A post shared by Guillermo Tomoyose (@tomyto) on

Con una pantalla de 5,2 pulgadas, Motorola no se molestó en esconder los bordes del smartphone como lo hacen los competidores en sus equipos de alta gama, pero sí destaca el uso de aluminio, la primera vez que la compañía utiliza este material dentro de la serie Moto G.

La cámara de fotos sigue con las mejoras progresivas que incorpora en cada generación, y en esta ocasión Motorola destaca el sistema Dual Autofocus Pixels para un foto rápido. Es de 12 MP, con una muy buena respuesta en entornos de baja luminosidad gracias a una mejor apertura, f/1.7. En este punto, la compañía asegura que permite un incremento del ingreso de luz de un 25 por ciento respecto a la anterior generación.

La grabación en 4K en cámara y con baja luminosidad se destaca respecto a las anteriores versiones y es una muy buena propuesta dentro de los equipos del segmento medio que aspira a ofrecer capacidades reservadas a los tope de gama.

Conclusiones

La quinta generación de la serie más exitosa de Motorola es una mejora sustancial respecto a sus antecesores. Es una gama media que apunta alto, con una configuración que se equipara a las especificaciones de un modelo superior como el Moto Z Play, con un chip potente en la versión Moto G5 Plus que no deja de lado las características distintivas de la marca.

Su diseño puede parecer algo grande por ser un smartphone de 5,2 pulgadas, comparado con otras propuestas premium enfocadas en pantallas sin bordes y con un display más grande con el mismo tamaño. Sin embargo, la presencia de una carcasa de aluminio, algo inédito dentro de la familia Moto G, compensa lo que para algunos puede parecer un punto en contra.

Para esta entrega Motorola prefiere sostener las fortalezas que tuvo en anteriores ediciones, como la autonomía de uso, el rendimiento con una configuración equilibrada y una versión de Android 7 Nougat que se mantiene limpia y con el equilibrio justo con aplicaciones extra que no entorpecen el funcionamiento del equipo.

A su vez, la compañía sostiene una propuesta muy interesante en términos de prestaciones y precio, una combinación donde siempre se destacó el Moto G. En la tienda oficial de la compañía está disponible a 8000 pesos, al igual que en la operadora Personal, disponible con cualquier abono y con una financiación en 12 cuotas con tarjetas de crédito Visa, Mastercard, American Express, Argencard, Cabal y Diners. Por su parte, el Moto G5 está disponible a 5000 pesos en los principales operadores y tiendas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here