La comunidad judía celebrará entre la caída del sol de este domingo y la salida de la primera estrella del lunes, el Día del Perdón o Yom Kipur, destinado al arrepentimiento, la introspección y la anulación de las promesas incumplidas mediante un riguroso ayuno de 24 horas.

 

En Yom Kipur se completan los diez días dedicados al examen de consciencia -iniciados en Rosh Hashaná o Año Nuevo, esta vez el 5770, que según el calendario hebreo se celebró durante dos días a partir del atardecer del pasado viernes 18 de septiembre.

 

Entre ambas fiestas transcurren los ”aseret iemei teshuva” (diez días de arrepentimiento) en los que se hace un balance del alma y se evalúan las propias acciones, ya que vivir en libertad implica hacerse responsable de lo bueno y lo malo que se ha hecho.

LEÉR MÁS  “Adiós amor”: la despedida de la esposa del submarinista de Palmira

 

En la víspera de Yom Kipur, antes de la caída del sol y la salida de la primera estrella de este domingo, se sirve una comida en honor al día siguiente y a partir de ese momento comienza un ayuno absoluto de 24 horas.

 

La abstención de comer, de bañarse, de usar cosméticos, de trasladarse sobre ruedas, de calzar zapatos de cuero y de mantener relaciones sexuales, se consideran pruebas de voluntad. La idea es que limitar las necesidades básicas del cuerpo facilita elevar los pensamientos e ingresar al plano espiritual.

 

Según la liturgia judía, en Rosh Hashaná ”se escribe lo que en Yom Kipur se sella: cuántos morirán y cuántos serán creados; quién morirá y quién vivirá; quién a su debido tiempo y quién prematuramente…”

 

Yom Kipur se inaugura con la oración en la sinagoga y frente a los rollos de la Torá (la ley) del Kol Nidré, que significa ”todas nuestras promesas”, con lo que se anulan las incumplidas.

LEÉR MÁS  Caso Maldonado: la autopsia confirmó que murió ahogado

 

En Yom Kipur, la confesión de los pecados se hace por orden alfabético y en plural (”nosotros”) para marcar que nadie queda excluido de los suyos y tampoco de los de la comunidad.

 

Según la tradición, tras haber sido liberados de la esclavitud egipcia, el pueblo de Israel tuvo en el Sinaí la revelación divina y escuchó los Diez Mandamientos.

 

Moisés subió a la montaña para recibir las tablas de piedra que los contenían, pero al volver las rompió, indignado ante el espectáculo que veían sus ojos porque su pueblo había sucumbido al pecado de adorar al becerro de oro.

 

A partir de ese momento se abrió una nueva etapa: el pueblo de Israel necesitaba del perdón divino y entonces, al comenzar Elul (el último mes del calendario hebreo) Moisés ascendió nuevamente a la montaña donde por cuarenta días lo suplicó.

LEÉR MÁS  La Armada confirmó que hubo "una explosión" en el submarino

 

Al bajar con las segundas tablas, esta vez Moisés se encontró con un pueblo arrepentido y resuelto a sobrepasar todas las pruebas respecto de su fe.

 

Esto sucedió, según la tradición, el día 10 de Tishri -primer mes del calendario hebreo- y ése fue el primer Yom Kipur de la historia del pueblo judío.

 

La tradición dice que Dios decidió desde entonces, una vez al año, en cada Yom Kipur, escuchar las súplicas y rezos, para perdonar a los hombres por todos sus pecados.

 

Pero, antes de ello y para que suceda, los hombres deben poder perdonarse primero entre ellos. Fuente: minutouno.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here