La familia de Julieta Silva era la voz esperada en el caso del joven atropellado y muerto Genaro Fortunato, en San Rafael. Se trató de Andrés Silva quien aseguró en los medios que hubo terceros involucrados en el hecho. E indicó lo que había dicho su otra hija, Florencia, que aseguró que fue un accidente.

LEÉR MÁS  Cornejo defendió las reformas y apuntó a quienes se oponen: “Toman posiciones políticas sin estar informados”

El progenitor de la acusada contó que la noche en que Genaro se estaba peleando con otra persona en el boliche y decidieron irse: “Él iba a manejar porque Julieta de noche no ve, es miope, y no tenía sus anteojos”.

“Genaro iba a conducir el vehículo, se sentó pero decidió volver a pelear con la persona que tenía el problema. Se bajó del auto, él es mucho más alto que Julieta así que el asiento estaba tirado hacia atrás” contó.

LEÉR MÁS  Qué dice el informe del organismo de la ONU que confirmó la "señal inusual" del ARA San Juan

“Cuando él se bajó, ella se cruzó al asiento del conductor sin bajarse del auto, hizo 100 metros y se dio cuenta que tenía el celular del chico y que, además, estaba muy borracho y que le podían pegar. Es por eso que decidió volverse a buscarlo y a darle el celular, pero buscaba a alguien que estuviera caminando, no tirado como estaba él”, afirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here