Para descomprimir presiones, muchas empresas permiten a sus empleados concurrir con su perro a la oficina. A nivel local, una de las que se sumó a esta iniciativa es Eventbrite, cuyas oficinas centrales en Mendoza están acondicionadas para recibirlos.
Comenzó en Estados Unidos y fue ganando terreno en empresas de todo el mundo: llevar el perro al trabajo funciona como motivación del empleado y ayuda a mejorar el clima laboral.
Eventbrite, empresa de origen estadounidense adoptó esta modalidad en su casa matriz y también la impuso en sus oficinas de Mendoza. La empresa de venta de entradas online lanzó el programa “Barkling”: una iniciativa que permite que los empleados puedan llevar su mascota al trabajo, obviamente respetando ciertas reglas para que la compañía entre humanos y canes sea 100% armoniosa.
El programa ya recibe entre cinco y siete perros a diario y no tiene restricciones de razas: desde un bulldog francés hasta un rottweiler son bienvenidos por la empresa.
“Esta iniciativa genera un ambiente laboral mucho más distendido. Los que no tenemos perro también lo disfrutamos y el impacto es muy positivo. A media mañana los dueños los sacan a pasear y a jugar, es un recreo para ambos donde se distienden y recargan energías” señala María Emilia Palá, RRHH de la compañía.
La ejecutiva comenta que es muy común que en las entrevistas que realiza para seleccionar candidatos el primero en recibirlos es Cuco -uno de los perritos del “staff estable” de Eventbrite-. Esta bienvenida funciona a la vez como “declaración de principios” y una muestra de la clara filosofía descontracturada de la empresa. Diego, el dueño de Cuco, relata que “siempre lo traigo al trabajo, salvo que tenga que ir a otro lado antes. Cuando pasa eso, generalmente mi esposa me termina llamando para que lo busque porque Cuco quiere venir a la oficina. Para mi estar en la oficina es como estar en mi casa”.
El programa establece que son los dueños los responsables de los perros, ellos se encargan de traerles el alimento, el agua, de limpiar lo que ensucien y deben ser supervisados en todo momento. La responsabilidad también alcanza los probables ruidos o ladridos.
¿Cómo es la convivencia diaria?
Además de los paseos matinales, las mascotas cuentan con un sector de la terraza para hacer sus necesidades, y esta regla se cumple a la perfección. Junto a sus escritorios, los empleados que lleven a sus mascotas guardan colchones y elementos de juegos, y se mantienen atentos al comportamiento de sus compañeros caninos.
“La mayoría de los perros están acostumbrados a las normas de convivencia. Por lo general no hay disturbios entre ellos, están muy bien educados y funcionan como una verdadera manada”, destaca Palá.
LEÉR MÁS  Submarino desaparecido: la Armada confirmó que no fue encontrado, como trascendió

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here