En marzo del año pasado, el director de la AFIP, Alberto Abad, había confirmado el regreso del sistema, aunque el anuncio se demoró más de lo esperado, hasta agosto del mismo año cuando se anunció su regreso aunque con cambios. Y si bien no hubo una avalancha de artículos extranjeros en los hogares argentinos, el método de compra crece mes a mes. De hecho, hasta enero la cifra llegaba a las 532.000 operaciones. Y desde ese mes a la actualidad, se multiplicó a las 998.000 transacciones procesadas por el Correo Argentino en todas sus modalidades.
Según fuentes de la empresa postal oficial, de ese total, 234.000 compras fueron a retiro presencial por involucrar operaciones por más de dos kilos o u$s 200, mientras que otras 764.000 se concretaron a través del envío puerta a puerta.
Más desglosado aún, el Correo Oficial estima que del total de operaciones presenciales ya se enviaron 210.000 telegramas a los titulares de esas adquisiciones, mientras que el resto se encuentra a la espera de la aprobación de las autoridades de la Aduana.
De la cantidad de telegramas que ya fueron girados, el Correo entregó ya 174.000 paquetes, en tanto 31.100 fueron devueltos a origen por diferentes motivos entre los que se encuentra la falta de cumplimiento de alguno de los trámites correspondientes. Además, otras 28.600 transacciones todavía esperan ese cumplimiento, por lo que podrían en algún momento ser devueltos a origen.
En el caso del ?Puerta a Puerta? puro, de los 764.000 paquetes que deben ser entregados a domicilio, la empresa postal que preside Jorge irigoin envió 742.000 telegramas. De todos modos, 226.100 compras no se terminaron de concretar y los paquetes fueron devueltos a origen también por falta de cumplimiento de algunos de los trámites correspondientes). A su vez, las fuentes explican que los 220.000 paquetes todavía esperan ese cumplimiento, por lo que en algún momento podrían ser devueltos a origen.
La radiografía muestra la actual situación de este método de compra que los argentinos convirtieron en boom hasta el 2013, cuando las operaciones eran diarias y llegaron a generar un caos de entrega de paquetes en las oficinas postales. Luego, el entonces gobierno de Cristina Fernández suspendió el régimen para frenar el aluvión importador que se había generado debido a las atractivas diferencias de valores en especial con los productos chinos que se ofrecían a través de sitios asiáticos como Alíexpress o los provenientes de Estados Unidos. Cuando asumió, Mauricio Macri reflotó el mecanismo que regresó con una media de 4700 paquetes diarios, entre todas las modalidades permitidas para importar en la actualidad. De todos modos, la cifra de estos primeros siete meses sigue lejana a las 20.000 importaciones de 2013, aunque toma solamente el período de arranque durante la era Macri.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here