El caso de un menor que ingirió cocaína causó conmoción en la sociedad mendocina. El martes por la noche ingresó a la guardia de hospital Paroissien de Maipú un bebé de 11 meses que había “ingerido” cocaína, sustancia que estaba en una mesita de luz.

Los médicos lo atendieron y constataron que el niño no se había intoxicado con la droga, ya que solamente había “chupado la bolsita”.

“Actuamos como indica el protocolo para este tipo de casos y el bebé no quedó internado. Su mamá, de 19 años, fue quien lo trajo al hospital”, explicó Javier Salinas, director de ese hospital.

El funcionario remarcó que se le dio intervención a el OAL (Organismo Adminitrastivo Local) pero que, al no haber una intoxicación por estupefacientes, “no se tomaron medidas”.

Salinas también manifestó que la Policía actuó en el caso, que quedó en manos de la fiscal Florencia Díaz Peralta. “Ahora se debe investigar como hizo el niño para llegar hasta una mesita de luz (tiene sólo 11 meses) y agarrar el paquete con droga”, insistió el director del Paroissien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here