Tiene 11 años, fue violada y suplica que la Justicia autorice el aborto

El novio de su abuela la violó. Tiene un embarazo de 23 semanas y media y se encuentra internada. El Gobierno de Tucumán no autoriza la interrupción del embarazo.

La nena embarazada de 11 años que fue violada por la pareja de su abuela en Tucumán pidió que le practiquen un aborto. Pero las autoridades de salud de esa provincia insisten en obligarla a seguir adelante con la gestación.

La menor quedó embarazada tras ser abusada por la pareja de su abuela y exige que se respete su derecho a interrumpir esa gestación forzada desde el 23 de enero. Debido a la crítica situación que atraviesa, intento suicidarse y se encuentra internada junto a su mamá, en el Hospital del Este Eva Perón, en las afueras de San Miguel de Tucumán.

La niña tucumana de 11 años quedó embarazada tras ser violada por la pareja de su abuela. Desde el 23 de enero espera la interrupción de la gestación forzada. El crfítico momento que atraviesa la llevó a intentar suicidarse. Su mama la está acompañando en la internación en el Hospital del Este Eva Perón, en las afueras de San Miguel de Tucumán.

El embarazo ya lleva 23 semanas y media. Pero se lo detectaron el 23 de enero, en el Centro de en un Atención Primaria de la Salud, de la localidad de Siete de Abril, departamento de Burruyacú,cerca de la frontera con Santiago del Estero. El 31 de enero la derivaron al Hospital del Este Eva Perón, en las afueras de San Miguel de Tucumán. Ingresó por “autolesiones”: la niña tuvo intentos de suicidio, como consecuencia de las vivencias que está atravesando, según confiaron fuentes judiciales.

LEÉR MÁS  Secretario de la CGT pide a Cristina y Lavagna que se unan para ganarle a Macri

Con la dilatación de la decisión qe le permita a la nena acceder a un aborto, la provincia está incumpliendo el “Protocolo Interinstitucional para el Abordaje de niños, niñas y adolescentes víctimas o testigos de abuso sexual”, que aprobó el Poder Ejecutivo y el Judicial de Tucumán en julio de 2015, que establece que se debe cumplir con los protocolos de Nación en casos de violencia sexual y que el sistema de salud debe ofrecer y garantizar la interrupción legal de embarazo como opción terapéutica en caso de embarazo forzado.

Por su parte, el secretario de Salud de la provincia, Gustavo Vigliocco, declaró al programa “Pasaron Cosas” de Radio Con Vos FM 89.9 que: “La niña quiere continuar con su embarazo. Consideramos los riesgos pero ella es grande de contextura, tiene más de 50 kilos”.

El funcionario hizo oídos al deseo de la niña que, según confiaron fuentes judiciales al diario Página12, le había pedido a la psicóloga del hospital: “Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo”. La niña, la menor de tres hermanas, nunca buscó esa gestación: la embarazó la pareja de su abuela, que tenía su guarda porque a la mamá se la habían quitado cuando un novio suyo llegó a abusar de sus dos hijas mayores.

LEÉR MÁS  Cristina presentará en tribunales resumen de la historia clínica de su hija

Cabe destacar que el gobernador de la provincia, el peronista Juan Manzur, participó en la capital tucumana de marchas “por las dos vidas” durante el debate de la legalización del aborto en el Congreso. Además, la directora del Hospital del Este, Elizabeth Ávila, en 2016, pretendió obstaculizar un aborto a una mujer que cursaba un embarazo deseado y buscado con feto anencenfálico.

En este contexto, una fiscal, Adriana Giannoni, está tratando, de oficio, de impedir la interrupción del embarazo, buscando que intervenga una defensora por el “no nacido”. Esta misma fiscal pretendió el año pasado criminalizar a una médica del Hospital Avellaneda, Fabiana Reina, que formó parte del equipo médico que garantizó un aborto legal a otra nena de 11 años violada a mediados de 2018.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here