La flamante directora de “Postales de un oasis que late” tuvo la doble misión de reemplazar a Rosas y trabajar sobre el libreto de la reconocida autora argentina Liliana Bodoc.

“Fue un desafío, inesperado, -expresó- le he puesto el 100% para lograr lo que se ha visto. Creo que hemos alcanzado un objetivo bastante importante, pese a que algunos les guste más o menos y cada uno tenga sus opiniones. Creo que internamente el staff ha logra el 90% del sueño de Marcelo (por Rosas).

Y agregó: “Más allá de las cosas explícitas de la fiesta, hay cosas que son implícitas y que se refieren a lo personal como el crecimiento y la motivación para seguir adelante”.

-¿Cómo fue plasmar el guión de Liliana Bodoc?

-En parte fue un trabajo en conjunto, no hubo un problema de adaptación sino que fue amalgamar las partes y fue muy llevadero. Hubo un acuerdo de las cabezas de grupo, que ya estaba establecido por Marcelo y Liliana; por lo que fue algo muy tranquilo, muy humilde de parte de todos y se logró la adaptación con una intención.

-¿Cómo es trabajar con la música en vivo?

-Fue maravilloso, porque los mismos artistas, Dario Isaura (Director musical), Pepe Sánchez y todos los músicos le han puesto el corazón. Han sabido interpretar cada tema de cada postal, ponerle su impronta a la necesidad de la puesta y la verdad ha sido un grupo maravilloso y muy lindo trabajar con la gente en los ensayos y en el ensamble en vivo le da un plus extraordinario.

-¿Cómo se reciben las críticas?

– Se reciben. Ni bien ni mal. Uno sabe que va haber gente que le gusta y gente que no. Vendimia genera un montón de sensaciones y sentimientos. A veces, la Vendimia es de unos y no de otros. Es una pasión y he aceptado muchas críticas las cuales hemos ido adaptando para mejorar durante las noches restantes. Hay otras que pertenecen a intereses personales, particulares; algunas las escucho, las tomo y a otras las dejo porque no son constructivas.

“Lo que estoy segura, más allá de la crítica, es que hay un equipo de gente que ha puesto el 100% de lo que podía poner y hemos trabajado muchísimo y eso no tiene crítica. Es un plus muy valedero. De todos modos las críticas están; les damos muchas gracias a las críticas buenas y a las malas las hemos escuchado. No hay mejor crítica que la que se está viviendo acá con estas 20.000 personas y es maravilloso lo que se siente”.

-¿Cómo están las emociones en la última repetición?

-Estamos muy contentos y felices. Nos gustaría hacer quince funciones más; si mañana nos dijeran que tenemos que seguir haciendo Vendimia, ninguno tendría problemas de seguir. Realmente es un placer, es un honor del alma, de todos los artistas brindarle al público mendocino estas funciones. Las vivenciamos así, hemos puesto mucho amor, pasión y profesionalismo. Estamos muy contentos.

Fuente: Prensa de la Gobernación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here