Software argentino: 100% talento que se exporta

En la Argentina ya es ineludible discutir la estrategia económica que tiene que asumir el país para las próximas décadas, que habilite una mirada más allá del corto plazo. Del productor y exportador de materias primas del siglo pasado se evolucionó un peldaño, hacia uno de agroindustria con fuerte inserción internacional, pero para alcanzar el desarrollo sustentable en el tiempo es necesario potenciar otros sectores de bienes y servicios con el mismo nivel de productividad.
En las últimas dos décadas internet logró un alcance global que revolucionó los hábitos sociales y de consumo en mundo. La industria del software asomó como un nicho de excepcional proyección para la Argentina, gracias a la formación y calidad de sus profesionales, que compiten de igual a igual con sus pares de las economías centrales.
Despegar.com, una empresa argentina que es líder regional en la comercialización de servicios turísticos on line, es un ejemplo de esta tendencia. ”Nosotros nos vemos como una empresa de tecnología que operamos en turismo. En su momento, los socios fundadores eligieron al turismo como industria y Latinoamérica como región para ‘ir a jugar el partido’, pero siempre como una empresa tecnológica”, explicó el gerente general de la compañía, Guido Glikin.
Hoy es una de las compañías principales ”empleadoras de talento” en software, con diseño íntegro en la Argentina y pionera en datos de mobile apps, en un rubro que paga los salarios más altos de la economía. Tiene tres centros de desarrollo de software propios y más de 1.000 personas dedicadas a IT (Information Technology) que aportan su conocimiento en informática, internet y telecomunicaciones para la permanente innovación del servicio. En total emplea a unas 3.000 personas en nueve países.
”La regionalidad era un factor central para el éxito del proyecto, porque iba a dar masa crítica para poder tener un equipo de desarrollo de tecnología potente. Y con la primera ronda de inversión abrieron las oficinas de Buenos Aires, San Pablo, México, y en los primeros nueve meses ya había nueve países abiertos. La llegada de los beneficios y la reinversión permitió crecer en tecnología e invertir en marketing”, puntualizó Glikin.
 En muy pocos años vamos a ser una empresa móvil, porque hacia allá va el consumidor
La empresa produce software en Argentina gracias a sus recursos de alto nivel y exporta valor agregado a toda la región, como sucede con la aplicación de Despegar.com, que es la más usada en turismo en América Latina y fue desarrollada en su totalidad por los expertos de IT propios, sin adquirir soluciones informáticas a empresas del exterior.
Por eso es válido definir a Despegar.com como una empresa de innovación de software que opera en el mercado del turismo. El negocio es el software, que le permite vender mejor los viajes. ”Hace unos años iniciamos el programa de Agencias Afiliadas, por el que cualquier agencia de turismo en Latinoamérica puede afiliarse a nuestro programa y vender nuestros productos, utilizar nuestras plataformas de pago, nuestros acuerdos bancarios. Y eso se hace a través de sistemas específicos”, ejemplificó Glikin.
La intención de la firma es la de expandir el horizonte del mercado turístico y no la de desplazar al negocio tradicional de las agencias de turismo. ”Vos ves mercados mucho más maduros y desarrollados que el nuestro, como EEUU y Europa, y en la torta de turismo la participación on line está cerca del 60%; un 40% sigue comprando en agencias. Nuestra visión en Latinoamérica es que la torta on line llegue a ese 50 o 60 por ciento –hoy está en el 25%– y ser, dentro de ese rango, los líderes. Hoy lo somos, pero es un partido muy dinámico y competimos con ‘monstruos’ como Booking o Expidia. Y en cada país hay un player local que quiere ser Despegar, pero no tienen un proyecto regional. Nuestro techo está allá arriba, el market share puede seguir creciendo y tenemos eficiencias para ganar por todos lados”, graficó el directivo.
En esta revolución comercial que experimentó el turismo global contribuyeron la expansión arrolladora de internet y la incorporación de nuevas generaciones que adoptaron tanto la costumbre de operar on line como de viajar con frecuencia.
”Hoy un cuarto de nuestra venta pasa por el celular y dos tercios del tráfico pasa por el celular –recordó Glikin-. Y la velocidad con la que viene desarrollándose este cambio es fuertisima. Creemos que en muy pocos años vamos a ser una empresa móvil, porque hacia allá va el consumidor, que es el que manda. Hace años que empezamos a invertir en función de este cambio en aplicaciones móviles. En Latinoamérica somos los primeros en descargas en Android y Apple Store”.
 Despegar.com se define como una empresa de innovación de software que opera en el mercado del turismo
En ese marco, la venta de paquetes turísticos concentra la facturación, gracias a una modalidad en la que Despegar.com incursionó primero: permitir que cada usuario arme el paquete según su conveniencia, en lugar de comprar por separado todos los productos o bien adquirir un paquete cerrado.
Además, por efecto de la inflación, el consumidor argentino tiende a buscar servicios en su propia moneda y obtener un mejor precio al anticipar la contratación meses de realizar el viaje. ”La realidad es que hay un gran valor agregado en internet. Una vez que se adquiere el hábito para comprar on line o el homebanking, ya no se quiere ir más al banco o hacer el trámite en persona”, señaló Glikin.
UNA HISTORIA DE DIFICULTADES Y ÉXITOS
Despegar.com encara un proceso de profundos cambios con miras al futuro, que incluye la posible salida a cotización en el Nasdaq de Wall Street en el segundo semestre de este año . En febrero pasado Roberto Souviron, uno de los fundadores de la firma junto con Martin Rastellino, Mariano Fiori, Christian Vilate y Alejandro Tamer, dejó su cargo como CEO para ser reemplazado por Damián Scokin, un ejecutivo que fue responsable del lanzamiento de la aerolínea LATAM en Argentina.
Guido Glikin cuenta que Despegar.com ”nació en la ‘burbuja’ tecnológica, a fines de 1999. La historia de sus fundadores es similar a la de cientos de chicos que se juntaron en ese momento y dijeron: ‘Internet es un boom en el mundo, vamos a hacer nuestro proyecto en nuestro país y en nuestra región”’.
Así se elaboró el business plan de una empresa tecnológica que compita en el segmento de viajes en Latinoamérica, como en los EEUU lo hace Expedia, buscaron inversores que financiaron el proyecto germinal: fue un camino duro, con muchos obstáculos, que se encaminó al éxito en base al talento y la confianza en una buena idea, pero también por golpear muchas puertas y tejer una red de contactos con profesionales en el exterior, que les permitió hacer pie en la región con un negocio que tardó en consolidarse.
 Hasta 2003 Despegar.com fue una promesa: a partir de entonces empezó a ganar plata y reinvertir
Dos crisis pusieron a prueba el crecimiento de la empresa. Una fue el retroceso sin precedentes de la actividad turística en el mundo luego de los atentados al World Trade Center en septiembre de 2001. La otra, local y con pocos meses de distancia, fue la caída del gobierno de Fernando de la Rua y la traumática salida de la convertibilidad.
Luego rechazar ofertas de compra desde el exterior, Despegar sobrellevó la estrechez financiera, reestructuró los cargos ejecutivos y los socios fundadores decidieron suspenderse sus propios sueldos por nueve meses, para cuidar la plata de los inversores. Algunos de ellos decidieron radicarse en otros países para sostener y reimpulsar el modelo de negocio regional. ”Hasta entonces era una promesa. La ecuación de Despegar cambia en 2003, período de devaluaciones en Latinoamérica, pues en la línea de ventas, el componente de tickets internacionales es muy alto –en Argentina es el 80%- salvo Brasil, que tiene muy importante cabotaje. Cuando el dólar llegó a 4 pesos, la línea de ingresos se multiplicó por cuatro y los costos se devaluaron todos. Obviamente con la crisis se perdieron ventas, pero un segmento de gente siguió viajando en ese momento”, comentó Glikin.
Apenas dos años después de evaluar el cierre, Despegar comenzó a ganar plata y reinvertir, en un círculo virtuoso que significó la maduración de la empresa. ”Los proyectos de internet tuvieron una primera ronda de inversión hacia el año 2000 que se consumió toda muy rápido. La austeridad, la convicción y el sacrificio y la confianza en su idea fueron clave en esa supervivencia de Despegar y que llegara a ser lo que es hoy”, completó Glikin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here