Aunque parezca increíble, cuanto más cerca del Ecuador uno se encuentre más posibilidades tiene de tener una niña… y al revés, cuanto más lejos se esté de la línea de los trópicos más posibilidades hay que nazca un varón.

 

La revista afirma que los seres humanos que viven en latitudes tropicales producen más niñas. Este sesgo en la distribución sexual de los nacimientos se conoce desde hace más de cien años y los científicos han encontrado una amplia variedad de factores biológicos, sociales y económicos correlacionados -como la guerra, la presión económica, la edad, la dieta, el aborto selectivo o infanticidio y otros- a los cuales atribuirlo. Pero dilucidar la contribución de cada una de las variables ha probado ser un ejercicio infinitamente complicado.

LEÉR MÁS  Ya hay 800 camiones varados en Alta Motaña

La latitud es un fenómeno natural, que no está afectado por factores culturales o económicos. Para analizarlo, Kristen J. Navara, de la Universidad de Georgia, utilizó la latitud de la capital de 202 países, la distribución sexual al nacer, las variaciones anuales de la longitud de las jornadas y la temperatura.

Navara encontró que el número de varones no está relacionado con factores socioeconómicos y políticos, sino con la latitud y las variables climáticas vinculadas. Los países africanos producen las menores distribuciones sexuales -50,7% de varones-, y los europeos y asiáticos tienen las más altas, con 51,4%. El efecto de la latitud, descubrió Navara, persiste a través de un amplio rango de variaciones en el estilo de vida y status socioeconómico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here