Siempre somos oposición

 

 

Durante años de hostigamiento por parte de un sector, entablamos una batalla contra, en ese momento, la flota mas poderosa del mundo como era la anglo-francés y mientras todos tendríamos que haber tirado para un mismo lado, algunos de nosotros nos pasamos al bando de la potencias exteriores para así destruir a nuestro rival interno traicionando por lo menos moralmente a nuestra patria. Pero como si fuera poco luego de haber derrotado a nuestro “hostigador”, empezamos luchas entre nosotros para que solo uno, tuviera el poder. Varios años pasaron para que la unión cívica pudiera derrotar al conservadurismo del partido autonomista y antes de conseguir algo, ya se separaron los mitristas con los de Alem, y más aun cuando Alem forma la unión cívica radical completamente, se pelea con su sobrino y mano derecha. Para que hablar luego del peronismo que hasta la actualidad vive enfrentándose los unos con los otros, y eso que antes los unos estaban junto con los otros.

Esta es la escuela que nos ha formado siempre, querer ser solamente nosotros, y cuando no nos sirve mas el otro, enfrentárnoslo para batirlo, por esta falta de dialogo nunca podemos llegar a acuerdos ni lograr nada.  Siempre ha pasado y pasa lo mismo termina un gobierno y si gana el opositor o del mismo partido que el anterior, pero de diferente línea, detiene todos los proyectos habidos y por haber que comenzó el otro, y empieza unos nuevos, dejando a medias los empezados. El país que necesitamos construir es un país en el que otro diga algo y lo escuchamos, y no que solamente por el hecho de ser opositor le neguemos todo lo bueno que pudiera llegar a hacer, como también el que propone escuche y analice, pero objetivamente, lo que el otro le cuestiona. Vivimos en un país cansado de luchas internas, las cuales nos hacen débiles frente a los demás, unámonos entre nosotros y nadie nos batirá como dijo el General San Martín.

LEÉR MÁS  Polémica: venden el reloj del ECA (ex Banco Mendoza) por $50 mil en Mercado Libre

 

Tenemos un país riquísimo en ideas, pero no sabemos reunirlos todos juntas para que salga algo bueno de todo eso. Es necesario que seamos un país y no un aglomerado de muchas cosas difícil de distinguirlas porque las cambiamos constantemente por el solo hecho de ser del otro bando y a las cosas que nos oponemos son aquellas que pensábamos en un principio, ¿Porque si vemos que son algo bueno pero son del otro ahí no mas, no nos gusta nada y la descartamos sin haberla observado si quiera, sino por el simple hecho que es del otro? Tengamos una visión de nación, de pueblo, no de individualismo ni grupismo, esto provoco que ya no sepamos ni lo que somos, porque somos tan opositores que a la vez nos contradecimos con nuestras propias ideas por el solo hecho de estar del otro lado. El río es uno solo, al igual que nuestro país y todos tenemos que tirar para el mismo lado y no contra la corriente. Tal vez sea una frase desafortunada por la autoria pero “La unión señores, la santa unión, la patria nos la pide”. Dejemos de lado nuestros anhelos individuales y abracémonos todos juntos para sacar a este país adelante, el cual si se hace fuerte nos hace fuerte a todos consecuentemente. Es el año del bicentenario y debemos estar más unidos que nunca para formar un equipo que juegue y gane, y poder posicionarnos en la lista de los primeros países. Tengamos diversidad en la unidad pero no diversidad sobre más diversidad.

LEÉR MÁS  Advierten que el Zonda podría descender al llano

Cambiemos la manera de pensar por un momento y de ahí van a surgir buenos efectos, hemos probado ya de todo y seguimos mal, intentemos probar escuchar al otro que tal vez, de resultado. La separación nos hace débiles la unión nos da fuerza. Ya su trono dignísimo abrieron las Provincias ¡¡¡Unidas!!! del Sud, y los libres del mundo responden. Al gran Pueblo Argentino salud. Seamos uno y no muchos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here