Mendoza no escapa a la tendencia mundial de aumento de pacientes diabéticos. Se estima que en los últimos años la diabetes tipo 1 se incrementó de un 3% a un 5%, y la diabetes tipo 2 subió cerca del 10%. Lo que preocupa a los profesionales mendocinos es que cada vez son más los jóvenes de 15 a 21 años que presentan esta enfermedad en su tipo 1 (DM1), que son aquellos que necesitan tratamiento con insulina. Tal es así que de 20 pacientes que atendía el hospital Central en 2012, hoy se atienden 50, dentro de esa franja etaria.

“La diabetes está aumentando a nivel mundial en relación directa a la pandemia de obesidad infantil”. Así lo afirmó la médica endocrinóloga, especialista en diabetes y jefa de este servicio en el hospital Central, Analía Álvarez. En este servicio se atienden anualmente 5500 pacientes. La mayoría son jóvenes.

LEÉR MÁS  “Lo más grave es enviar a un submarino en esas condiciones a una misión secreta”

Álvarez atribuyó el aumento a dos factores: uno relacionado con la centralización de los pacientes que vienen del servicio pediátrico y el otro, coincidente con la epidemia mundial de obesidad infantil. “Hace algunos años los pacientes que se atendían en el Notti continuaban sus tratamientos en distintos centros. Hoy la idea es centralizar la atención en el Central haciendo hincapié en un proceso paulatino donde el paciente puede ir haciendo consultas y conociendo a los profesionales que lo acompañarán”, dijo.

El otro factor, que se relaciona más con el tipo 2 de diabetes, está asociado con el sedentarismo, la mala alimentación y el tabaquismo. La cantidad de diabéticos se cuadruplicó desde 1980. Hoy viven con esta enfermedad 422 millones de personas en el mundo. En el país, uno de cada 10 adultos tiene diabetes.

LEÉR MÁS  Qué dice la Armada Argentina sobre el ARA San Juan

Si bien el tipo 1 de diabetes, que afecta principalmente a jóvenes y niños, no puede prevenirse y “cada vez se dan menos los síntomas habituales de la enfermedad”, según la profesional de la salud, el Servicio de Endocrinología apunta a la presentación de nuevos talleres destinados a los padres para acompañar a sus hijos en el tratamiento. “Es muy difícil que los pacientes adolescentes vengan a los talleres. Por eso nuestra estrategia se dirige a la comunicación de todo lo bueno que el paciente puede hacer y hablar de recomendaciones en lugar de prohibiciones”, continuó la especialista. El ciclo se denomina “La diabetes de mi hijo” y comienza el 30 de julio en la sala 207 del segundo piso del hospital Central.

LEÉR MÁS  Un maestro abusó de sus alumnos de jardín

De la misma manera, la diabetóloga comentó que el tratamiento que se ofrece de manera gratuita comprende cuatro ejes centrales. El primero corresponde a la educación. “Consiste en darle herramientas al paciente para prevenir complicaciones a futuro, ahí es lo se engloban los talleres”, dijo. El resto, al acompañamiento nutricional de la enfermedad, la actividad física y el tratamiento con fármacos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here