Sandri: ”Solamente a un loco puede ocurrírsele ser Papa con todos los problemas que hay”

El cardenal argentino Leonardo Sandri, el otro argentino que participó del cónclave que eligió a Jorge Bergoglio como nuevo papa, aseguró hoy que el encuentro entre Francisco y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ”fue cordial”, pero que desde su óptica no se ve esa reunión en clave política porque ”la Iglesia es independiente de todo poder político”.

En diálogo con Radio Vorterix, Sandri afirmó: ”La política tiene sus variantes, pero lo importante es el bien de país. El encuentro entre el Papa y la Presidenta fue cordial”. Y agregó: ”La Iglesia es independiente de todo poder político por eso no vemos esa reunión entre el Papa y la presidenta en clave política”.

LEÉR MÁS  Piden a la población que se "abstenga de ir" al Cerro Arco

En cuanto al papado de Bergoglio, el cardenal señaló que ”San Francisco (de Asís) es un modelo de persona que encarna la pobreza y la castidad” y que seguramente ”esas son las raíces de la primavera del Papa”. Además, sostuvo que Francisco ”promoverá un acercamiento” con los fieles.

”Poco a poco Francisco tendrá que ir estudiando con el colegio episcopal sus ideas, ya sea propias o de otros, y saldrán respuestas”, añadió.

Además, contó sobre sus sentimientos de tener un Papa argentino: ”¿Celoso, yo? Ser loco es ser Papa. Solamente a un loco puede ocurrírsele ser Papa con todos los problemas que hay. Le deseo lo mejor, no le tengo ninguna bronca. Estoy felicísimo”,

LEÉR MÁS  La DGE aseguró que el ausentismo fue menor al 1%

Semanas antes de la elección, la asociación estadounidense de Supervivientes de Víctimas de Abusos por parte de Sacerdotes intentó impugnar la candidatura de Sandri y otros cardenales por no haber actuado con suficiente determinación ante los conocidos casos de pedofilia dentro de la Iglesia. Según la prensa mundial, Sandri era más ”papable” que Bergoglio por su edad (tiene 7 años menos). Dentro de esa lista también había otros importantes candidatos como el canadiense Mac Ouellet y el italiano Angelo Scola.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here